Wednesday, May 23, 2007

UDLA-P: Más información

1) Una carta de ex-alumnos de Relaciones Internacionales.

Un fragmento: "No compartimos la teoría del complot extranjero como la causa que ha generado la crisis de nuestra Universidad y más bien pensamos que los problemas derivan de las decisiones unilaterales y del manejo autoritario e irresponsable de la administración actual."

2) Una entrevista con Luis Regordosa, ex-presidente del Consejo Universitario.

5 comments:

La Verdad said...

Somos varios exalumnos y alumnos que entendemos lo que está ocurriendo hoy en nuestra institución, porque hemos sido testigos presenciales en la historia de la UDLA de las irregularidades que, como bola de nieve, hoy amenazan a nuestra querida institución. Creemos que es importante que la gente sepa La Verdad detrás de tantos argumentos y suposiciones. Sí creemos en la existencia de una conjura, no solo en tiempos recientes, sino desde hace 6 años, la cuál busca que algunas de las hijas de Espinosa Yglesias retomen el control como Patronato de la UDLA (en venganza al juicio legal perdido en el 2003 contra los herederos, los Jenkins). Y sí, detrás de esta conjura esta Enrique Cárdenas (silenciado por un acuerdo-finiquito legal, hecho durante la rectoría de Nora, cuando se le pidió su renuncia por intentar tomar el Consejo). También está Paul Rich, profesor emérito que salió del país luego de que se hicieran evidentes sus prácticas de pederastría y corrupción de menores y obviamente, Neil Lindley, éste último en un papel manipulado por los dos primeros, ya que llegó a la UDLA malinformado (por Ed Simmen y Paul Rich) y con la espada desenvainada, pensando en que está haciendo lo correcto, pero porque se lo han hecho creer así (será triste para él, un hombre muy religioso, cuando se de cuenta que fue engañado). Sabemos de los negocios turbios que se hicieron en tiempos de Enrique (la compra de computadoras Apple a un proveedor vinculado con un vicerrector; el fraude por más de un millón de dólares que hizo otro vicerrector en tecnología de cómputo, y que no tuvo más repercursión que la remoción de la persona de su puesto, pero ninguna acción legal; los negocios como consultores a empresas privadas y de gobierno en temas de ingeniería, negocios, etc de profesores (algunos jefes de departamentos, otros vinculados a la administración), empleando infraestructura de la UDLA, sin que esta recibiera un centavo (y generando jugosas ganancias) (lo sabemos, porque varios de nosotros participamos como estudiantes en algunos de los "proyectos" relacionados con las consultorías. Sabemos del negocio que tenían Enrique y Castañeda (sí, Gonzalo) con una librería (que a la postré fracasaría) afuera de la UDLA, en donde se encontraban todos los libros de texto que en la librería UDLA nunca llegaban (precisamente por eso). Sabemos de los privilegios de algunos profesores de la UDLA, que no solo poseían gratuitamente una casa en la zona residencial (privilegio que no tienen todos los profesores), sino que la habitaban casi sin límite de tiempo, sin pagar renta, electricidad, agua, gas, y que muchas veces algunos aprovechaban para poner negocios de preparación de alimentos (pasteles) o lavado de ropa, a costa de la UDLA. O de las enormes cuentas de llamadas telefónicas personales, a todo el país y el mundo, con cargo a la institución (situación que empezó a corregir Nora). De las "becas" para estudiantes-deportistas (en especial de Americano y Basquet) que no importaba si tenían materias reprobadas o que asistieran a clases, con una llamada el entrenador arreglaba todo con el rector (y lo sabemos, porque muchos eran nuestros compañeros, y nos parecía injusto). En lo que hemos leído en los medios, entendemos que todos estos individuos, y quiza algunos más aun escondidos en la facultad, han promovido la desacreditación de la rectoría actual y del Patronato (que por cierto, en tiempos de Don Manuel, muchos de los recursos del patronato fueron usados para fortalecer las acciones de la Fundación Amparo en el rescate del centro histórico de la ciudad de México o del mercado la Victoria en Puebla, y no en acciones diréctamente relacionadas con su objetivo; cosa que hoy el actual patronato parece cuidar: que se usen para los fines legales para los que se constituyó). Leímos en e-consulta (http://www.e-consulta.com/lacorte/index.html) que el rector ha recibido correos anónimos amenazantes, con citas bíblicas y símbolos masónicos (ambos, clara referencia de la colaboración entre Paul Rich y Neil Lindley). Si e-consulta tiene contacto por correo electrónico con Lindley (hasta lo entrevistaron), ¿por qué no le preguntan su relación con Paul Rich, con Enrique Cárdenas? Siendo que llegó a la UDLA apenas en 2005, y previo a ello no había puesto un pie en la institución (mas que cuando fue hijo del primer rector de la UDLA), ¿cómo sabe (o cree saber) tanto y tantos detalles sobre Pedro Angel y la situación de la universidad? ¿Quién es su fuente de "información"?
Ojala y quienes se interesen en apoyar La Verdad, se atrevan a contactarnos al correo laverdaddelaudla@gmail.com y nos compartan otras historias de la corrupción que existía y que, de manera compleja y no siempre sencilla ni exitosa, el rector Palou está intentando eliminar. No es que digamos que su administración haya estado libre de errores, pero creemos firmemente que lo que está haciendo es por el bien de nuestra institución. ¡No mas privilegios y explotación de la UDLA por un grupo de poder!

Anonymous said...

Y la mierda flota...

Julio Mariscal said...

Yo mismo trate de hablar con el tambien. Me tomo la llamada uno mas de sus subalternos. Se contradicen, se desdicen, no tienen ni pies ni cabeza. Palou le etsa costando a la UDLA lo mas dificil de construir: la reputacion.
Sr Palou, la confianza no se gana, se pierde, y Usted ha perdido toda la confianza. Tenga valor y renuncie!

Anonymous said...

Ni le hagan caso a "la verdad". Ha puesto el mismo anuncio en todos los blogs varias veces... Peligro y viene desde rectoria, uno nunca sabe.

Anonymous said...

Es muy grave que se acuse a alguien como Gonzalo de este tipo de cosas. Gonzalo es un académico honorable y no es justo que se le mande a la hoguera solo por ser amigo de Enrique Cárdenas.