Monday, February 09, 2009

¿Qué hacer ante la crisis? (2)

Al parecer algunas personas no pudieron ingresar al enlace a la revista Nexos que publiqué la semana pasada. Es por ello que he optado por reproducir aquí de manera íntegra mi colaboración en el mes de Febrero de dicha revista.

Alinear lo que hace el gobierno
GERARDO ESQUIVEL

Lo primero que debe hacerse es tratar de entender mejor la magnitud de la crisis y su posible impacto sobre la economía nacional. El gobierno mexicano sigue pensando que ésta es una crisis más, que se resolverá relativamente pronto y que las medidas que ha adoptado son suficientes para solventar esta situación. No es así. Se trata de la peor crisis económica en la historia reciente, la cual tendrá repercusiones negativas muy importantes en México. No de balde el gobierno mexicano ya ha anunciado tres programas anticrisis (en marzo y octubre de 2008 y en enero de 2009) y los dos primeros no parecen haber funcionado. Por ello, el gobierno debería hacer lo siguiente:

1. Coordinar y utilizar en forma coherente la política macroeconómica. Mientras que el resto del mundo está enfrentando la crisis con una combinación apropiada de políticas fiscales (mayor gasto público) y monetarias (reducciones de tasas de interés), en México se sigue pretendiendo enfrentar la crisis únicamente con medidas fiscales muy tibias y de carácter paliativo, o bien, con reformas de tipo administrativo. Así, en lugar de ofrecer una política coordinada, la conducción de la política macroeconómica en México parece cosa de locos: por un lado, la Secretaría de Hacienda atiza la inflación mediante aumentos de precios de los energéticos (cuando en el resto del mundo ya van a la baja) y, por el otro, el Banco de México se niega a reducir las tasas de interés alegando presiones inflacionarias. Es necesario, por lo tanto, coordinar las políticas de tal manera que se pueda enfrentar la crisis mediante una combinación acertada de políticas fiscales y monetarias expansivas.

2. Se debe aprovechar la situación y la posible coincidencia de intereses de muchos de los actores políticos del país para hacer algunos cambios fundamentales en la conducción de la política económica. Entre otras cosas, se deben hacer los siguientes cambios:

a. Revisar el mandato actual del Banco de México, que sólo lo limita a preocuparse por la inflación, y que debe moverse hacia un esquema con un objetivo dual —inflación y crecimiento— para poder actuar en forma coordinada con Estados Unidos. De otra manera, la inestabilidad cambiaria seguirá siendo un factor de presión adicional en el futuro.

b. Revisar la Ley de Presupuesto y Responsabilidad Hacendaria que actualmente limita la capacidad del gobierno de realizar políticas contracíclicas y que, al mismo tiempo, le permite dilapidar los recursos excedentes en las épocas de bonanza.

c. Establecer un seguro de desempleo para los trabajadores formales que pueda ser el inicio de una verdadera reforma social y laboral en el país.

d. Revisar a la baja la tasa del IETU; este impuesto puede tener efectos muy perniciosos en un momento de crecimiento económico negativo, ya que obligará a muchas empresas a pagar impuestos a pesar de que estén incurriendo en pérdidas.

e. El gobierno debería hacer una revisión a fondo del gasto público y debería implementar un verdadero programa de austeridad y de eliminación de gastos superfluos. Los recursos obtenidos de esta manera deberían entonces utilizarse para aumentar el gasto en infraestructura y en programas sociales de alto impacto.

1 comment:

gabriel roldan said...

Hola Gerardo!
soy miemrbro del Seminario de la Cuestion Social que coordina Rolando Cordera y sigo con frecuencia tu blog.

Estoy totalmente de acuerdo contigo, la respuesta por parte del gobierno ha sido ineficaz, torpe y además confusa.
Una de tus premisas ha sido tema de discusión con mis colegas economistas (UNAM) la del mandato único del BdM, estamos de acuerdo que debería ser dual o jerárquico y por si fuese poco, que el banco central actuará con menor discrecionalidad.

Un saludo, Gabriel