Friday, September 21, 2007

2o. Ajuste Oficial en el Crecimiento 2007

El pasado 8 de Septiembre, como parte del Paquete Económico 2008 que entregara Agustín Carstens al Congreso de la Unión, se hizo entrega también de los Criterios Generales de Política Económica 2008. En este documento se informa de una nueva reducción en las expectativas oficiales de crecimiento de la economía mexicana para 2007.

Así es, después de la primera reducción que se hiciera en Abril al reducir la tasa esperada de crecimiento de 3.6 a 3.3%, ahora se estima que creceremos únicamente al 3% durante este año. Esta expectativa, aún demasiado alta, deberá ajustarse a la baja nuevamente en un par de meses.

He aquí la justificación de este segundo ajuste a la baja en las expectativas oficiales de crecimiento:
"Durante el primer semestre del año el ritmo de crecimiento económico de la producción de México fue más moderado que el anticipado, debido a que el dinamismo de la economía de los Estados Unidos fue menor que el previsto. Cabe señalar que el crecimiento estimado para la economía de los Estados Unidos en 2007 ha sufrido revisiones continuas a la baja; primero, como consecuencia de una menor actividad manufacturera y, segundo, debido a un deterioro sustancial del mercado inmobiliario residencial que fue mayor que el proyectado. Asimismo, el incremento que recientemente tuvo la volatilidad de los mercados financieros y el aumento en el riesgo de que se observe una contracción del crédito para los consumidores estadounidenses, han ocasionado que los pronósticos de crecimiento para los Estados Unidos sean más conservadores. Consecuentemente, el pronóstico oficial de crecimiento para el PIB de México se revisó a la baja. Actualmente se estima que la economía mexicana crecerá a una tasa anual de 3.0 por ciento. Esta cifra es inferior tanto al 3.6 por ciento plasmado en los CGPE07, como a la tasa de 3.3 por ciento publicada en el último Informe Trimestral sobre la SituaciónEconómica, las Finanzas Públicas y la Deuda Pública."
Como ya lo hemos mencionado en otra parte, esta interpretación contrasta notablemente con la que tenía la Secretaría de Hacienda hasta hace unos cuantos meses, cuando se hablaba de la fortaleza de la economía mexicana y de que ya nos habíamos desligado del ciclo económico estadounidense (sí, seguro, aha).

También podríamos mencionar que el "inesperado" bajo crecimiento de Estados Unidos es algo que ya habíamos mencionado en este blog hace "apenas" 10 meses.

4 comments:

El Nahual said...

Lo que más me preocupa del asunto es sí acaso no se darán cuenta de que el resto de las personas se da cuenta de sus contradicciones y mentiras.

Rubén Martínez Cárdenas said...

Hola Dr. Al aguantar el pronóstico y/o retener información sobre expectativas ¿No están actuando conforme a su papel de autoridad gubernamental? Es decir, al vislumbrar cambios en la dinámica económica gente fuera del aparato estatal puede rehacer y expresar sus expectativas con mayor libertad que las autoridades, cuyos intereses y obligaciones están atadas a ciertos mecanismos (formalidades) que fomentan un optimismo, en muchas ocasiones falso y en otras acomodaticio. Así, las autoridades tienden a falsear la información bajo el argumento de que es el "mejor comportamiento" que pueden seguir cuidando los “intereses de la nación”, contrario a una autoridad que puede correr el riesgo de anticiparse de forma prematura al ajustar expectativas a la baja y publicarlas, sin aguantar a que ocurra un viraje positivo por más improbable que este sea.

Anonymous said...

RCM,

Ahora resulta que hay que entender a Agustin Carstens porque sus comentarios los hizo con el mejor y mas noble de sus sentimientos: por el bien de los "intereses de la nacion". Bajo ese mismo razonamiento, todo esta permitido. O cual es la cota inferior para decir "hasta aqui"?

En este sentido es lo mismo resolver un problema economico bbajo un analisis serio que con argumetos de "si se puede, si se puede" hasta "vamos muchachos". La Economia, lamentablemente no se basa en estos argumetos, a ver quien le echa mas porras a su pais. Esta puede ser una condicion necesaria, mas no suficiente (uno siempre necesita promocion, mas no es suficiente si tu "producto" es de dudosa calidad o no es competitivo con otros "productos similares"). Los fundamentales son mas importantes que la lista de buenos deseos y enganios (a veces deliberados).

Yo no pago impuestos para que me digan que todo va bien y no hay mas que properidad en el horizonte (o no hay nubarrones en el radar!), cuando en realidad no es asi. Menos puedo aceptar que me digan hace apenas 6 meses que la economia mexicana ya NO ES vulnerable a los eventos de la economia nortemaericana, y que despues que debido a esto la economia mexicana no va a crecer de acuerdo a lo programado y/o pronosticado. Que somos? ESTUPIDOS? Un Puniado de IDIOTAS que se TRAGAN TANTO LOS BUENOS DESEOS COMO LOS ERRORES?

Si el flamante secretario de Hacienda tiene los pantalones para ASEGURAR UNA COSA (Y TODOS DEBEMOS DE CREERLA) PORQUE NO AL MENOS PEDIRLE QUE EXPLIQUE SUS CONTRADICCIONES Y ASEGURE DE UNA BUENA VEZ SI ES UN ERROR DE EL O DE LA ECONOMIA (LA ECONOMIA NO SE AJUSTA A SU MODELO).

BASTA DE SOLAPAR LOS ERRORES Y PONERLOS EN LA LISTA DE BUENOS DESEOS INALCANZABLES, MEJOR QUE SE DEDIQUEN A SACAR DEL HOYO AL PAIS EN VEZ DE ANDAR PROCLAMANDO VICTORIAS PIRRICAS.

Saludos!
EM

Rubén Martínez Cárdenas said...

EM o Anónimo del 22/9/07 4:01 AM:
1) No dije que había que entender a Carstens y tampoco que las decisiones que toman en el gobierno son por el bien de la nación, más bien lo que escribí fue que ese es el argumento bajo el cual trabajan. Creo que al estar inmersos en ese ambiente acaban creyéndoselo y actúan conforme a intereses creados, ilusiones, vicios, ideas cicladas, etc… ¿Justifica esto su comportamiento o sus malas decisiones? ¡CLARO QUE NO! Jamás pensaría eso, pero para poder cambiar las cosas primero hay que entender cómo funcionan. Nunca he trabajado en círculos de poder donde se tomen decisiones y se elaboren declaraciones importantes, por eso me detengo a pensar ¿qué sucede en esos círculos? ¿Por qué se cometen tantos errores (al menos aparentes a nuestros ojos)? ¿Son estúpidos o por qué actúan así? Cuando veo las credenciales de gente que trabaja en gobierno me parece bizarro que actúen así, claro que un diploma no dice todo, pero si te da una señal de que, al menos brutos no son (aunque en este blog ya se ha comentado sobre aquellos brutos que están sobre educados, comentarios con los cuales concuerdo). La respuesta que se me viene a la mente es precisamente que “están actuando conforme a su papel de autoridad gubernamental”, que se “ fomenta un optimismo, en muchas ocasiones falso y en otras acomodaticio”, y que prefieren “pecar” de optimistas que de pesimistas y correr el riesgo de mandar la señal equivocada al merado ¿qué es peor mandar una señal negativa falsa al mercado o una positiva falsa al mercado? No se la respuesta, pero creo que en gobierno prefieren la segunda opción y no solo en México.
2) Preguntas: “Que somos? ESTUPIDOS? Un Puniado de IDIOTAS que se TRAGAN TANTO LOS BUENOS DESEOS COMO LOS ERRORES?” No creo que lo seamos, creo que el gobierno, los partidos, las empresas, la instituciones de enseñanza, las instituciones religiosas, y en general las organizaciones que sustentan algún poder sobre un espectro amplio de la población, en muchas ocasiones piensan que si lo somos y que nos han vendido la idea de que lo somos y, peor aún, se las compramos (al menos parcialmente) por eso pedimos a papá gobierno nos dé, a la iglesia que nos perdone, a las empresas que nos traten bien, a los partidos que sigan haciendo circo, etc. Por otro lada, dado que ya les aguantamos tantos abusos ¿tendrán razón? ¿Somos estúpidos o acomodaticios? ¿preferimos que nos den una patada a hacer el esfuerzo de levantar la voz y opinar?
3) Mencionas “MEJOR QUE SE DEDIQUEN A SACAR DEL HOYO AL PAIS” Más bien deberíamos encargarnos nosotros de sacar del hoyo al país. Su trabajo es administrar, no son líderes que generen cambio, son simples administradores de los bienes de la nación y lo hacen de acuerdo a sus intereses eso está muy claro (y no digamos administrar bien), han demostrado que no son capaces de hacer que el país progrese, que crezca a tasas más acordes con los recursos que tenemos, y mucho más incapaces han demostrado ser para erradicar la pobreza, la injusticia y la falta de seguridad y de un estado de derecho. Es tiempo de que nos demos cuenta que quienes van a cambiar el rumbo de este país no es un mesías y sus apóstoles, no es uno o varios partidos que dan pena, no es la clase política mexicana que da vergüenza, no son los empresarios faltos de compromiso social y con el país, no son los intelectuales, no son los “representantes” del pueblo ni de las creencias del mismo los que harán el cambio, somos nosotros el pueblo mismo. Creo que nos estamos dando cuenta de eso, hay que correr la voz, mover voluntades y tomar acciones que empujen a México a una nueva etapa. Si no lo hacemos nos estamos condenando a más de lo mismo, a alzar la mano para pedir y no para luchar, a que nos sigan pateando el trasero donde quieren, cuando quieren y como quieren. Todos, desde el más pobre hasta el más rico, desde el analfabeta hasta el más educado, somos capaces de pensar y actuar y no lo hemos aprovechado. El compromiso y la responsabilidad es nuestra.