Thursday, January 10, 2008

México: En Paz

Estas son las fotografías que aparecieron en las portadas de 4 diarios nacionales el día de hoy:

a) Excelsior. Refuerzan Seguridad en Reynosa.


b) Reforma. Pone lupa ejército a Morelos.


c) El Universal. Retén antinarco en vuelos de AL.


d) La Jornada. Llamado a cerrar filas. En la foto, Felipe Calderón con el Secretario de la Defensa.


El ejército ¿llegó para quedarse? O ¿cómo le harán para regresarlos a los cuarteles?

10 comments:

Anonymous said...

A ver, Gerardo, ya llevas mucho tiempo machacando sobre este asunto. Uno puede estar de acuerdo en que no es la estrategia perfecta, que tiene un costo altisimo, que luego no van a poder regresarlos a los cuarteles, etc. Todo lo que gustes y mandes. Pero, por un momento, quiero que pienses y nos digas que harias tu, que aparentemente sabes mas y eres mas inteligente, en el lugar de Calderon. Tienes un narco fortisimo, que en los ultimos 6 anos hizo lo que quizo, presiones durisimas de Estados Unidos, ejecuciones cotidianas, aumento del consumo de drogas en el pais, etc. Que harias en su lugar?
Saludos,
C.

Anonymous said...

Totalmente de acuerdo son el comentario anterior, es muy facil criticar. Gerardo, tu ¿qué harias?

Anonymous said...

Estimado C y Anonimo de las 6:25am,

Para empezar, no lanzo una estrategia mediatica que cuesta vidas en un intento por legitimarme; dos, ataco la corrupcion en los niveles mas altos, destituyo mandos superiores, no arresto a los policias municipales; si vas a entrar al ruedo, entrale como hombrecito, no con mercadotecnia ... me recuerda a un dicho de Einstein: " Insanity: doing the same thing over and over and expecting a different result" Esta guerra contra el narcotrafico, creacion de cuerpos de elite (que luego se pasan al otro lado) lo hemos visto desde Salinas, pasando por Zedillo, y ahora Calderon ...

RGE

Gerardo Esquivel said...

Estimado C.:

En primer lugar, creo que es un craso error atacar los sìntomas y no las causas. Me parece que mandar al ejército a enfrentar a los narcos, es como si te salieran unas ronchas y creyeras que la solución adecuada es arrancártelas. Es claro que lo puedes hacer, pero si no arreglas el problema de fondo, las ronchas te seguirán saliendo.

Hace unos meses tuve la oportunidad de participar en una reunión con Joaquín Villalobos, el ex-líder de la guerrilla salvadoreña (y quién ahora es un Consultor en temas de seguridad) y el decía una cosa que me pareció crucial en este tema: el narco, a diferencia de los movimientos guerrilleros o de los terroristas, no busca atacar al Estado, más bien busca cooptarlo. Por esa misma razón, es mucho más difícil combatirles. En ese sentido, creo que esta es una batalla estéril.

Creo, por lo mismo, que esta es una guerra que no es posible ganar en una batalla frontal (me parece que J. A. Crespo ha dicho algo similar). Los narcos tienen muchìsimos recursos económicos que pueden utilizar para sobornar y comprar todo tipo de apoyos (ya sea materiales, judiciales, bélicos, etc.). También es cierto que la falta de oportunidades en muchas comunidades da lugar a que exista una gran cantidad de jóvenes ansiosos por crecer y poder enrolarse en las filas de los narcos, con el único objeto de poder vivir como ellos y hacer las cosas que hacen ellos. Por eso, atacar al narco es como enfrentarse a la mitológica Hidra.

Creo que el Presidente Calderón haría mucho mejor atacando ya sea otros problemas en los que si puede ofrecer una solución u otras dimensiones de este mismo problema. Por ejemplo, creo que es un problema mucho más grave el aumento del narcomenudeo y del consumo de drogas a nivel nacional, que el del mero tráfico de drogas hacia los Estados Unidos. Lo primero se podría atacar a una mucho menor escala y con un buen aparato de inteligencia (sin necesidad de involucrar al ejército), mientras que lo segundo se logra con buenas e intensas campañas de educación (¿o acaso no es eso lo que siempre criticamos de Estados Unidos?, es decir, que nunca hace nada para reducir el consumo).

Por todo ello, yo preferiría mil veces que en lugar de que hubiera aumentos de sueldos a los soldados, hubiera aumentos de sueldos a los buenos profesores, a las buenas enfermeras, etc. (claro que esto requeriría que hubiera evaluaciones y cosas así, pero se tratar de decir lo que uno quisiera). También creo que sería mucho mejor que en lugar de que Felipe Calderón vistiera a sus hijos de militares, aprovechara esas oportunidades para exaltar la importancia de los científicos y de la educación en general. En fin...

Por último, permíteme decirte que el ejército tampoco es inmune a los recursos de los narcos. Recordemos que en tiempos de Miguel de la Madrid, hubo muchìsimos rumores sobre la relación del entonces Secretario de la Defensa con los narcos. Recordemos también el caso más reciente del General Rebollo, el cual, por si fuera poco, quizá era el menos culpable de todo esto como bien lo ha señalado Andres Oppenheimer en un artículo sobre este escandaloso caso. Así que no creo que la solución sean los militares o, para decirlo pronto y mal, cualquier tipo de solución basada simplemente en la fuerza bruta.

Sin embargo, entiendo que, como siempre, no faltará a quién le guste o se sientan más seguros, al ver a los militares en todas partes. Yo no soy de esos.

Saludos y feliz año!

GE

Anonymous said...

Ahora si pusieron como chancla al buen C. Ni modo, en unas se gana en otras te vapulean.

Anonymous said...

No me parece que Gerardo haya puesto como chancla a C. Me parece que los dos tienen puntos válidos. No creo que sólo con las herramientas que menciona Gerardo, algunas de las cuales ya se implementaron, se pueda combatir de manera efectiva al narco. Al término del sexenio de Fox, el tiradero de cadáveres por todo el país era tal que me parece que Calderón no tenía mucha opción. Hay que recordar que lo que ahora le critican a Calderón fue en buena medida provocado por estos críticos. Me explico: Por poco y no lo dejan tomar protesta y llega muy débil como presidente. Ante esta situación, el presidente busca a los pocos aliados que tiene para gobernar, uno de ellos, las fuerzas armadas. Y ahora se le critica su acercamiento, cuando fue acorralado para ello sucediera.
Además, si nos vamos a poner muy teóricos como Gerardo, yo propongo legalizar las drogas, única verdadera solución al problema. Pero a ver quién es el valiente que lo implementa.

Anonymous said...

Profesor Esquivel:

Me gustó mucho su análisis.

Lo que está haciendo Calderón al utilizar al ejército para combatir al narco es atacar la oferta de drogas, pero no su demanda.

Es fácil ver que si se reduce la cantidad ofrecida de drogas el precio de éstas tenderá a ser más alto dado que la demanda de drogas tiende a ser inelástica. ¿Qué problemas puede ocasionar esto? Ya que los drogadictos tienen que consumir las drogas al precio que sea, esto ocasionará un incremento de la delincuencia. ¿No es esto lo que está pasando en México?

Así, creo que lo mejor sería atacar la demanda, con mayor educación o campañas de salud, entre otros factores.

L.

C. said...

Muchas gracias por tu ponderada respuesta Gerardo. Hubiera merecido un post por sí misma, pues aborda la discusión con el mínimo de seriedad que el tema merece. Lo fácil es descalificar la estrategia. Lo correcto es analizarla en sus propios términos y, luego entonces, criticarle lo criticable.

Yo tampoco soy de los que se sienten tranquilos cuando los soldados salen a la calle. Sin embargo, las ejecuciones un día si y otro también tampoco me hacen sentir tranquilo. Como dicen los gringos: "Damn if you do, damn if you don't".

Muchos de tus argumentos me parecen válidos. Sin embargo, creo que no incorporas en tu análisis las múltiples limitaciones que encaraba (y todavía encara) Calderón cuando llego a la Presidencia. Como dijo el del comentario anterior, Calderón no tenía mucho espacio para dónde hacerse. Necesitaba dar un golpe de efecto, dar muestras de fortaleza, pronto y de manera contundente. La lucha contra el narco no tiene costo político. Tiene otro tipo de costos (altísimos) pero político (como el costo que tienen el IVA a alimentos y medicinas, la reforma para permitir inversión privada en hidrocarburos, la flexibilización de la ley laboral, etc.) no. Era una opción natural. El ejército era un aliado potencial muy a la mano.

Lo que dices de la educación me parece mas "wishful thinking" que otra cosa. Seguramente esa estrategia te ganaría a ti y a tus colegas, pero políticamente no sería rentable (en el corto plazo, que es el único plazo en el que piensan los políticos en democracia). Creer que la educación es la solución es una ingenuidad ilustrada.

Con todo, no digo que apruebe la estrategia de Calderón. Lo que digo es que hay que entender las circunstancias y las limitaciones en función de las cuales adoptó esa estrategia.

Es muy probable, como dijo otra persona antes, que se haya tratado sobre todo (aunque no exclusivamente) de una estrategia pensada para dar un golpe mediático. Entonces habría que preguntarse: ¿lo logró o no?

Sea cual sea la opinión de cada uno, creo que entrarle al tema en toda su complejidad y discutirlo a fondo es lo menos que podemos hacer. Lo fácil (y que resulta absolutamente inútil) es criticar a Calderón por vestir a sus hijos de soldaditos...

Saludos,

C.

Anonymous said...

¡Legalicen la mota!

Anonymous said...

Tierra y Libertad

Tierra para sembrarla y Libertad para fumarla :)