Wednesday, January 02, 2008

Intelectuales desamparados

Hace unos días nos enteramos que un grupo de intelectuales, encabezados por Federico Reyes Heroles (y en el que también se encontraban otras luminarias de los medios como Jorge Fernández Menéndez, Jaime Sánchez Susarrey, Jorge Castañeda, Sergio Sarmiento, Héctor Aguilar Camín, Leo Zuckerman, etc.), solicitaron un amparo en contra de la reciente reforma a las leyes electorales bajo el mismo argumento que televisoras, radiodifusoras y organismos empresariales han venido utilizando, es decir, que dichas reformas representan una especie de Ley Mordaza que restringe la libertad de expresión consagrada en el artículo 6o. de la Constitución Mexicana.

En particular, los intelectuales (por cuales, diría José Agustín) se refieren a la reforma al artículo 41 del Código Federal de Instituciones y Procedimientos Electorales (COFIPE) el cual, como quizá ustedes recordarán, señala lo siguiente: “Ninguna persona física o moral, sea a título propio o por cuenta de terceros, podrá contratar propaganda en radio y televisión dirigida a influir en las preferencias electorales de los ciudadanos ni a favor ni en contra de partidos políticos o de candidatos”.

La justificación y los argumentos que plantean los intelectuales para su solicitud de amparo son, entre otros, las siguientes:
"Nuestra libertad de expresión está amenazada. No es una exageración. De prosperar la reforma propuesta nuestra libertad de expresión, consagrada en el artículo 6o. constitucional, será intermitente." (FRH, Reforma, 20/11/07).
"En razón de las actividades lícitas que desarrollamos, quedamos automáticamente excluidos del derecho a la libre expresión de las ideas a través de la contratación de tiempo de transmisión en los medios masivos de comunicación, así como a deliberar y crear espacios para la discusión pública de temas que interesan a la comunidad." (citado por Javier Corral)
En un artículo reciente, Federico Reyes Heroles planteó un ejemplo sobre lo anterior:
“Supongamos que un candidato o un partido sale con un planteamiento homofóbico o xenófobo, ni usted ni yo ni ninguna organización ciudadana podrá acudir a los medios a defender su punto de vista.
Este argumento lo volvió a plantear FRH en una entrevista reciente:
“si sale un candidato racista o un xenófobo donde sea, no podríamos salir a rentar un spot y decir que estamos en contra”
En su documento, los intelectuales también señalan que la reforma electoral:
"conculca su libertad de expresión y de asociación —porque nadie puede obligarlos a pertenecer a un partido a fin de defender sus ideas—” (citado en nota del Milenio)
Como pueden ver, la calidad de los argumentos de nuestros respetadísimos intelectuales es bajísima. Sugerir que la reforma electoral obliga a los ciudadanos a pertenecer a un partido para defender sus ideas, o que la única forma de expresar las opiniones políticas es mediante spots o desplegados, o que la reforma impide la creación de espacios de deliberación y discusión, o que la única forma de combatir a un xenófobo u homófobo es mediante la renta de spots es simplemente un total y absoluto despropósito (¿y que tal que un grupo de ciudadanos que apoye al xenófobo, homófobo o intelectualófobo es el que contrata los spots y que tiene muchos más recursos para invertir en su campaña que los ciudadanos en su contra?).

Por lo anterior, no es de soprenderse que la solicitud de amparo de nuestros intelectuales, al igual que ha pasado con otras solicitudes similares, haya sido rechazada por ser "notoriamente improcedente."

Por cierto que dos comentarios interesantes y bien informados sobre este tema son los del Senador Javier Corral y del analista Lorenzo Córdova.

Por cierto, ¿qué une a casi todos los intelectuales "y demás arguenderos" (Castañeda dixit) que apoyaron esta extraña causa?

1) Paradójicamente, todos ellos tienen acceso privilegiado a distintos medios de comunicación masiva (incluyendo prensa, radio y televisión). De hecho, muchos de ellos tienen sus propios programas de televisión como son: Entre 3, La Entrevista, La Manzana, etc.

2) Casi todos ellos fueron, son, y muy probablemente seguirán siendo, críticos durísimos e implacables (inclusive irracionales) de AMLO y del PRD.

Así es que no parece haberlos unido el amor, sino el espanto (¡y la nómina!)

Update: Vean aquí el artículo de Carmen Aristegui de hoy sobre el tema de los intelectuales y la libertad de expresión. No causalmente, el día de hoy fue la última emisión de su noticiero en W Radio.

24 comments:

Anonymous said...

Fe de erratas:

Javier Corral ya no es Senador lo fue en la pasada legislatura.

Jose said...

Es que por Dios ... por mas que busque y busque dentro del post NO ENCONTRE ningun intelectual...

El tener un traje, lentes, canas y salir en televisión no te da derecho a discutir temas que no te corresponden...

Me desespera tanto ver como en television nacional salen PERIODISTAS, que eso son, por que estudiaron PERIODISMO, discutir temas de índole económica como auténticos ECONOMISTAS...

ni nosotros AFIRMAMOS, dado que existe los términos "positivo" y "normativo" dentro de nuestro mantra...

Me da gusto.

jose said...

..disculpen los acentos,que no los tengo en mi teclado.

Anonymous said...

Es que por Dios ... por mas que busque y busque dentro del post NO ENCONTRE ningun intelectual...

El tener un traje, lentes, canas y salir en televisión no te da derecho a discutir temas que no te corresponden...

Me desespera tanto ver como en television nacional salen PERIODISTAS, que eso son, por que estudiaron PERIODISMO, discutir temas de índole económica como auténticos ECONOMISTAS...

ni nosotros AFIRMAMOS, dado que existe los términos "positivo" y "normativo" dentro de nuestro mantra...

Me da gusto.

Anonymous said...

Le recuerdo a Jose, que despúes repite su comentario como anónimo, que Aguilar Camín es doctor en Historia, que Jorge G. Castañeda tiene también doctorado, que Silva Herzog tiene maestría en Columbia, que Reyes Heroles es egresado y profesor de la UNAM. No son gente con lentes y canas, únicamente.
Por otra parte, no sabía que los temas electorales y la defensa de la libertad de expresión fueran temas que sólo les "corresponden" a los economistas. ¡Qué interesante!
Por otra parte, el que estos denominados "intelectuales" sean muy criticos a López Obrador y del PRD no descalifica sus argumentos, algunos de los cuales están absolutamente manipulados por Gerardo. Me parece que en lo fundamental tienen razón. La reforma electoral es claramente violatoria del artículo 6° constitucional y el que algunos jueces, no todos, hayan rechazado los amparos sólo demuestra lo contradictorio de nuestro sistema judicial.
Me parece muy atrevido descalificar a todos estos personajes de un plumazo y afirmar que sólo defienden su nómina. Esperaba más mesura y análisis de parte de parte del coordinador del blog.

Anonymous said...

El que esos intelectuales critiquen a AMLO puede tambien ser porque AMLO se lo merece.

Ser intelectual no significa ser equitativo en las criticas. Ademas, francamente AMLO tiene mucha cola que le pisen en la responsabilidad de la derrota de las elecciones y su negativa a aceptar sus errores.

Anonymous said...

Considero que en un país de extrema desigualdad y pobreza económica era imperativo modificar la ley con el fin de realizar contiendas electorales más justas, y ¡justicia ... es lo que busca la democracia!

Tan simple como un partido de soccer donde unos juegan con guaraches y otros con tenis. Está por demás señalar que debe haber reglas para poder jugar, y no por estar "jodido" no tienes derecho a "la silla", a ganar el partido.

Cabe resaltar que los que juegan con guaraches aún así tienen probabilidad de ganar el partido, sin embargo, es "regalarle" posibilidades a los que tienen para comprarse tenis. Asimismo, no estoy diciendo que porque naciste en cuna de oro no tienes derecho a competir, todo lo contrario, se trata de equilibrar el partido.

Por otra parte, al quitarle los tenis a los que siempre han jugado con ellos y ponerlos a jugar con guaraches, ¿será darles ventaja a los "guarachudos?, ¿será que el PRD y el PRI le han ganado la elección del 2012 al PAN? Está por verse, pero es cierto que no es viable perpetuar a otro partido en el poder!

F

Anonymous said...

Cuando Gerardo dice que las opiniones de tal o cual personaje son determinadas por sus intereses esta dicendo una verdad de perogruyo.

Lo grave es que, al parecer, Gerardo cree que eso solo se aplica a los otros, -a "la derecha"-, mientras él y sus amigos se basan en la verdad, los principios, lo que es correcto, etc..

Me pregunto si las opiniones de Gerardo no tendran que ver con sus posibilidades de conseguir cosas, chambas, premios, influencia, etc?

Gerardo Esquivel said...

Al anónimo de las 11:50:

Yo no descalifiqué a los intelectuales por criticar a AMLO, sólo señalé que eso es una característica que los identifica y que, ahora también, los cohesiona en torno a una solicitud de amparo.

Yo no manipulé los argumentos de los intelectuales. Por eso cité párrafos enteros de diversas fuentes.

Yo no los descalifiqué de un plumazo, creo que sus argumentos se descalifican solos y creo que eso es lo que también han decidido la gran mayoría de los jueces que han fallado sobre este asunto. Aquí cabe señalar que todos los jueces (excepto un despistado, como bien lo señala Lorenzo Cordova) han rechazado la solicitud por "notoria improcedencia". Como bien señala Lorenzo existe, además, jurisprudencia sobre estos temas que justifica las resoluciones. Creo que harías bien en leer tanto eñ artículo de Córdova como el de Javier Corral, creo que ambos señalan con precisión porque no tiene sentido el argumento de que se viola el artículo 6o. de la Constitución.

Saludos!

Gerardo Esquivel said...

Al anónimo de la 1:16:

Se escribe Perogrullo.

Saludos!

Anonymous said...

Un supuesto que haces en tu comentario es que, a los grupos con mucho dinero no se les deberia permitir usarlo para influir en la vida politica o al menos en los resultados electorales.

Habria que revisar si tal cosa funcionaria en la practica. Algo muy importante en el funcionamiento de la democracia y el capitalismo es el mecanismo de "deteccion de dolor" que se forma con las actividades de influencia de los intereses existentes. Cancelarlo seguramente trasladaria el poder hacia otro lado y podria tener consecuencias sistemicas graves o al menos dificiles de preever para la inversion y la libertad individual.

Las cosas no son tan sencillas como lo quieres ver. Deberias alejarte de los lugares comunes e ideas prefabricadas de los ideologos de banqueta.

Anonymous said...

QUE CANTINFLEADA TE AVENTASTE!!!
"anonimo 1:27"

aquí arriba....

no dices nada, y lo que intentas decir es fuera de contexto, haber si nos complaces reescribiendole..

Master Zen said...

Al anónimo que invocó el CV de estos intelectuales como "prueba" de su intelectualez (auto-sic): temo decirte que un doctorado no te da integridad moral ni intelectual, ni tampoco te hace ajeno a intereses personales o ideológicos.}

- MZ dixit.

Anonymous said...

Un amigo mío lo decía de manera más contundente: "Lo Doctor no quita lo pen... sante".

Anonymous said...

Otra fe de erratas: Silva Herzog Marquez publico en un articulo que el no habia firmado el amparo, que lo habian incluido por un error.

Gerardo Esquivel said...

Gracias a quienes han señalado las 2 erratas de este post. Ambos tienen razón.

Ya se me hacía raro que JSHM, siendo abogado y bastante más listo que los otros, hubiera suscrito una solicitud de amparo tan absurda.

Anonymous said...

Sin duda, estos sujetos (intelectuales o no, "para ser sabios y doctos") están defendiendo los intereses de la "videocracia" para la que trabajan (pus de algo hay que comer, ¿qué no?.

El problema, creo, es que con esta reforma se abren las puertas para que la "partidocracia" tenga, ahora sí, un monopolio completo de la res pública. Con esto se construye a los partidos como el nuevo y, más importante, como el único aparato político del país.

Anonymous said...

A propósito de los intelectuales y la libertad de expresión la columna de Carmen Aristegui del Reforma de hoy es muy buena. A propósito de la libertad de expresión y los medios de comunicación, hoy fue la última emisión de Carmen Aristegui en W Radio a decir de la Jornada por incompatibilidad con la línea editorial... ni hablar.

Saludos desmañanados,

P

Anonymous said...

A Master Zen (Master of Disaster). Yo invoqué los CV de estas personas porque "Jose Anónimo" dijo que sólo eran personas con lentes y canas. Demostré que no son sólo miopes y canosos. Respecto a que los títulos académicos no ten dan "integridad moral", supongo que no. Esa sólo debe adquirirse cuando militas en la izquierda, los demás somos moralmente inferiores.
I rest my case.

Anonymous said...

Son más de 80 amparos por todo el país en contra de las reformas al cofipe. El problema es que estamos ante un probelma inédito. Me explico: El artículo 6° de la Constitución dice "la manifestación de las ideas no será objeto de ninguna inquisición judicial o administrativa". Pero el Congreso (al menos 2/3 partes) y al menos 15 Congresos estatales deciden que si, que con el nuevo Cofipe las personas podemos ser objeto de inquisición judicial o administrativa por manifestar nuestras ideas. ¿Quién determina la inconstitucionalidad de la Constitución? Por eso, nuestros jueces locales de 2 pesos deciden ahorrarse hacer uso de su cerebro y dicen que es "notoramiente improcedente" ampararse contra la Constitución. Pero el caso amerita ser atraído por la Suprema Corte, porque la garantía individual del artículo 6° ha sido violada por una nueva disposición en el artículo 42.
Es así de simple y así de complejo. Quien sólo ve intereses de los "ricos" detrás de los amparos tiene un sesgo intelectual innegable. Esperemos que nunca sea víctima de lo que hoy defiende. Es decir, que no se le vaya a pedir que suspenda su blog en épocas electorales.
Saludos!

Master Zen said...

"A Master Zen (Master of Disaster). Yo invoqué los CV de estas personas porque "Jose Anónimo" dijo que sólo eran personas con lentes y canas. Demostré que no son sólo miopes y canosos."

Efectivamente, demostraste que son miopes, canosos pero con doctorado. Supongo que eres lo suficientemente listo para darte cuenta que eso de ninguna manera valida lo que estás tratando de implicar con tu no muy sublime defensa de estos personajes (o más bien lo que representan).

"Respecto a que los títulos académicos no ten dan "integridad moral", supongo que no. Esa sólo debe adquirirse cuando militas en la izquierda, los demás somos moralmente inferiores."

Touché.

Tener integridad moral no es militar en la izquierda; es no ser hipócrita con tus opiniones cuando te conviene (entre otras cosas). Estos grandes intelectuales que estás defendiendo no movieron ni los labios cuando salió la Ley Televisa el año pasado y ahora resulta que brincan en defensa de la libertad de expresión. ¿Por qué no se quejaron antes?

¿Es demasiado pedir que los derechistas de México salgan del closet y se enorgullezcan de su ideología? Digo, ya de por si se pintan solitos, qué más da...

Anonymous said...

Anónimo que escribió a la 1:07 PM.

Creo que no has leído bien el post de Gerardo ni los comentarios que ha hecho.

No veo que defienda alguna Ley. Lo que hizo fue exponer algunos de los argumentos que han dado los intelectuales al solicitar un amparo.

Anonymous said...

¿Por qué el amparo?

Federico Reyes Heroles
8 Ene. 08

A la memoria de Rafael Ruiz Harrell, por su emocionada inteligencia.



"Ninguna otra persona física o moral, sea a título propio o por cuenta de terceros, podrá contratar propaganda en radio y televisión dirigida a influir en las preferencias electorales de los ciudadanos, ni a favor o en contra de los partidos o de candidatos a cargos de elección popular", fracción III, artículo 41 constitucional. "Otra" se refiere a los partidos políticos que se quedan con el monopolio de la difusión por radio y televisión durante los periodos electorales.

Un grupo de mexicanos decidimos ampararnos. Fabián Aguinaco, el espléndido abogado especialista en amparo, se ofreció por interés personal a llevar el caso gratuitamente. En el camino surgieron varias cuestiones apasionantes desde el punto de vista doctrinal y teórico. ¿Puede la parte orgánica de la Constitución modificar, alterar o disminuir los derechos fundamentales de los mexicanos? ¿Qué medios jurídicos tenemos los ciudadanos en tal situación para defendernos? ¿Quién vigila el cumplimiento de la parte dogmática? ¿Puede el llamado Órgano Revisor alterar los derechos básicos, sin que ello dé entrada a la Suprema Corte? ¿Es acaso ese poder autárquico? ¿Es de verdad improcedente el juicio de amparo contra reformas constitucionales? ¿Qué queda?

¿Puede el artículo sexto, libertad de expresión, que explícitamente no acepta ningún tipo de "inquisición judicial o administrativa" ser intermitente: la difusión en medios de ideas políticas durante los periodos electorales está vetada a los ciudadanos comunes y también a personas morales? ¿Puede una persona ser limitada en su derecho de asociación o no asociación -artículo noveno constitucional- para la difusión de sus ideas en los medios? Para el caso, se puede obligar a la pertenencia a un partido político. ¿No es contrario a la igualdad que unos ciudadanos sí puedan difundir sus ideas en los medios y el resto no, que sólo ciertas instituciones sean las privilegiadas? ¿No es tal división discriminatoria y por lo tanto contraria al principio constitucional del artículo primero? La autoridad está obligada al trato igualitario tanto en lo objetivo como en lo subjetivo.

Se trata de asuntos nodales para la creciente vida democrática de México. Sobre muchos de ellos Fabián Aguinaco encontró materiales -jurisprudencia, opiniones de ministros en activo como Góngora Pimentel y Aguirre Anguiano y por supuesto doctrina tanto nacional como internacional- de gran valor. De allí la importancia de las varias discusiones contenidas en el amparo. Que la primera instancia lo haya rechazado era de esperarse, no hay novedad. Deberemos acudir a otras instancias. Lo que sí ha sido asombroso es la reacción desinformada, enconada y miope. La pobreza de los argumentos habla por sí misma.

Se trata, dicen, de una modificación constitucional contra "los ricos". Eso la valida. De inmediato se invocan los amparos del CCE y los de Coparmex. Luego, como se trata de fregarse a "los ricos" que dicen se robaron la elección del 2006, entonces no importa atropellar a todo el resto. Con ese criterio no iremos muy lejos. Si a los empresarios les violan un derecho, el que sea, político o patrimonial, que es generalizado, todos a callar para que así avance la justicia en México. Esa postura no es ni democrática ni justiciera, es vengativa y autoritaria. Además, en el país dividido en ricos y pobres, el resto de la ciudadanía no existe. Que los empresarios -que también son ciudadanos- defiendan sus posiciones con la ley es válido y deseable, así sea para algunos políticamente incorrecto aceptarlo. Que el resto de los ciudadanos, como reacción, nos quedemos callados sobre lo nuestro es absurdo y suicida. Si los coches de "los ricos" contaminan más gravémoslos, pero no prohibamos la circulación a todos. Es cavernario.

Otro argumento fantástico es que ninguno de los firmantes nos dedicamos a contratar tiempos, por lo tanto, para qué nos metemos. Por cierto, Castañeda lo hizo en el 2006. Así los derechos se convierten en prácticas, no en conceptos. Nunca he viajado a Timbuktu, pero defenderé a muerte mi derecho a hacerlo. Además, con ese criterio sólo los involucrados pueden hablar, nadie podría tratar asuntos que involucran a otros. Los campesinos a hablar por sí mismos, los obreros igual. Genial. Otro pseudoargumento es que un campesino nunca compraría un spot, por lo tanto para qué armar revuelo. Por qué no les cancelamos todos los derechos que no utilizan, sería un país horrendo. Por la división entre el "ricos" y el resto pocos han reparado -Joel Ortega Juárez la excepción- en el brutal perjuicio para las organizaciones civiles y políticas de la modificación: sindicatos, organizaciones religiosas, de defensa de las minorías, etcétera. El odio contra "los ricos" pesó más que un mínimo análisis. Muchas de las acciones modernizadoras del país han nacido de ese tipo de organizaciones que por fortuna crecen a diario. Una perla es que hay otras amenazas contra la libertad de expresión, como el narcotráfico, y por ello se nos demanda, con brutal desprecio a los intelectuales, abordar los otros problemas. Penoso. Siguiendo a Voltaire, si cada quien cultivara su jardín el mundo sería distinto. La defensa de la libertad de expresión no acepta monopolios, aunque algunos sueñen con ese reino.

Aclaración y disculpa. Los calces de las firmas de Teodoro González de León y Jesús Silva-Herzog Márquez quedaron en el material que circuló a la prensa. Por los apretados tiempos no había cómo evitarlo. Ellos decidieron finalmente no firmar el amparo. De allí la confusión en el manejo de sus nombres.

Gerardo Esquivel said...

A pesar de que en este artículo Federico Reyes Heroles argumenta más la discriminación que la amenaza a la libertad de expresión, sus argumentos me siguen pareciendo bastante débiles (al menos ya dejó de lado la cantaleta de que la Reforma Electoral nos impedirá pagar spots para criticar a un candidato xenófobo u homófobo!).

Sigo creyendo que no hay tal amenaza a la libertad de expresión y que estos intelectuales están luchando contra un molino de viento. Allá ellos. El caso seguramente será discutido en la Suprema Corte y ahí se ventilarán los argumentos técnico-jurídicos que él y otros plantean. Creo, sin embargo, que su amparo no prosperará, como tampoco prosperó el caso de Jorge Castañeda sobre las candidaturas independientes.