Saturday, August 04, 2007

Los Analistas y la Clase Media (Baja)

Hace algunos días, Jorge Castañeda celebró en su artículo semanal la reducción de la desigualdad en México entre 2000 y 2006 (medida a través del Coeficiente de Gini) y la "expansión descomunal" (así lo dijo, en serio), durante ese mismo periodo, de lo que él definió como la clase media baja mexicana. Algo similar dijeron hace unos días el economista Luis de la Calle y el periodista Pablo Hiriart. Castañeda y los otros analistas también concluyen que en estos factores reside la verdadera explicación de la derrota electoral de López Obrador (huh?).

[Nota: Aquí hay una versión de libre acceso del artículo de Castañeda]

A continuación les muestro el Coeficiente de Gini en una perspectiva histórica que va de 1950 a 2006. Los datos de 1950 a 2004 son los calculados por el ex-Subsecretario de la SEDESOL, Miguel Székely, en un artículo publicado en el 2005 en El Trimestre Económico y que están calculados con una metodología homogénea, lo cual nos garantiza una comparación apropiada. Para el dato de 2006, no utilicé los datos que proporciona Jorge Castañeda en su artículo porque no coinciden con los datos de Miguel Székely para el año 2000, sino que calculé el valor implícito del Coeficiente de Gini que se obtendría aplicando la reducción promedio de 6% que habría ocurrido en el coeficiente entre 2000 y 2006 usando las cifras proporcionadas por Castañeda (en una de ellas la reducción implícita es de 6.3% y en el otro es de 5.6%). He aquí la medida de la desigualdad del ingreso en México en perspectiva histórica:


Así que, yo no sé ustedes, pero a mí me parece que la situación del 2006 no es algo digno de celebrar, ya que estamos en un nivel de desigualdad en el ingreso prácticamente igual que en 1989, e incluso peor que en 1984. Es decir, llevamos por lo menos 22 años sin una verdadera mejoría en la distribución del ingreso en México. En ese sentido, a lo mejor México no es ni Foxilandia ni la Pejepesadilla, como dice Castañeda, pero creo que tampoco debemos festejar una inexistente mejoría estructural en la distribución del ingreso o una inexistente o precaria expansión de la clase media (baja). A menos, claro, que estemos muy contentos con nuestro país de clase media (baja) y con nuestros intelectuales y analistas de nivel medio (bajo).

2 comments:

C. said...

Estoy totalmente de acuerdo en tu desacuerdo con la manera en que Castañeda plantea las cosas (no es de sorprender: el tipo siempre ha sido muy mañoso). Sin embargo, los datos del INEGI están ahí ¿Qué hacemos con ellos? Pienso, además, que Castañeda equivoca la evidencia. Las cifras que serían más propicias para el tipo de argumento que el quiere hacer serían, más bien, las relativas a vivienda (INFONAVIT). ¿O no?

Saludos,

C.

CRH said...

Los análisis basados en datos y con un sesgo pólitico son inevitables. Mejor dicho el sesgo político lo da la perspectiva desde la cual quieras analizar esos datos. Sin embargo, sí hay que señalar la mala interpretación o el uso equivocado de las cifras como es el caso de la distribución del ingreso.
Por cierto, recientemente se abrió un foro en línea para la discusión de asuntos públicos (http://sociedadabierta.es/). Un sitio similar sería conveniente para discutir los asuntos de México.