Tuesday, March 11, 2008

¿Tiene excedentes Pemex?

Ultimamente se ha empezado a difundir la idea de que Pemex es extraordinariamente ineficiente y que ni siquiera es capaz de cubrir sus costos de operación y mantenimiento. Por ejemplo, en su más reciente post Macario Schettino escribió lo siguiente:
"El problema es que no podemos saber bien a bien de qué tamaño son estos recursos por la manera en que Pemex publica su información. Por ejemplo, durante 2006 se exportó petróleo por 36 mil millones de dólares, cuyo costo representó 12 mil millones. Por otro lado, se importaron combustibles por más de 18 mil millones de dólares. Finalmente, Pemex invirtió 15 mil millones para mantener su operación en funcionamiento. Como verá, los gastos suman 45 mil millones, más que lo que se exportó: ¿cuáles excedentes? Sin embargo, sí se repartió dinero a los gobernadores y presidentes municipales, ¿de dónde salió?"
Esta información, la cual también ha mencionado Macario en otros foros, trata de hacer creer a su audiencia que Pemex es completamente ineficiente y que no genera ningún tipo de excedente. Pues bien, esta conclusión está completamente equivocada y me parece que este tipo de comentarios de supuestos o reales especialistas (los cuales ahora abundan) no ayudan en nada al debate sobre la Reforma Energética que necesita el país (lo peor, sin embargo, es que siempre habrá "analistas" que crean en estos datos).

¿Por qué está mal esta información? Pues porque revuelve peras con manzanas. ¿Por qué suma Macario las importaciones de combustibles del lado de los gastos pero no del lado de los ingresos? ¿Qué acaso nos regala Pemex los productos que importa? Más aún, decir que Pemex oculta información financiera es completamente equivocado. La información necesaria para hacer una evaluación correcta de la situación financiera de Pemex está disponible públicamente en su página de Internet (veáse, por ejemplo, aquí, acá y más acá).

En ese sentido, es muy probable que, haciendo las comparaciones apropiadas, efectivamente encontremos que Pemex sea una empresa relativamente ineficiente; sin embargo, de ahí a sugerir que Pemex no es un negocio rentable es un total y absoluto despropósito. Como casi todo el mundo sabe, si Pemex no tiene utilidades (o éstas son relativamente bajas), eso se debe, sin duda, a costos de operación y mantenimiento excesivos, así como a una excesiva burocracia, pero también al regimén tributario al que está sometida la paraestatal.

Contrástese, por ejemplo, el párrafo citado arriba con lo que señala un experto en el tema como Adrian Lajous en un muy interesante artículo publicado hace unos meses en la revista Nexos:

No obstante sus muy significativas brechas de desempeño, Pemex está muy lejos de un colapso institucional. Esta empresa es una de las cuatro principales productoras de petróleo en el mundo. En 2006 produjo 3.5 mmbd de hidrocarburos líquidos, año en el que el valor de sus exportaciones de petróleo crudo ascendió a 35 mil millones de dólares. Pemex es una extraordinaria máquina generadora de efectivo. En 2006 su rendimiento antes de intereses, impuestos, depreciación y amortización —el Ebitda— superó los 72 mil millones de dólares, monto sólo inferior al de Exxon, pero superior en 24% al de Royal Dutch Shell y 60% mayor que el de BP. En los últimos años un régimen fiscal confiscatorio extrajo sistemáticamente más del 110% de las utilidades antes de impuestos. A pesar de ello Pemex logró invertir 13.8 miles de millones de dólares en 2006, y en el presente año se tiene presupuestado un gasto de inversión de 14.5 miles de millones. Bajo estas circunstancias no es sorprendente que la deuda neta de Pemex haya ascendido a 35 mil millones de dólares al final de 2006, lo que contrasta en la coyuntura actual con la elevada liquidez acumulada por las grandes empresas petroleras internacionales. Pemex ha sido un fiel agente financiero del Estado: incrementó su deuda no sólo para financiar su propio gasto de capital, sino también para pagar impuestos y derechos.

Y ustedes, ¿con qué versión se quedan?

4 comments:

JI said...

Gerardo,

Creo que es muy pertinente la aclaración que haces pues efectivamente se ha vuelto un lugar común decir que PEMEX está en quiebra sin presentar evidencia sólida al respecto.

Sin embargo, me parece que tu referencia al "regimén tributario al que está sometida la paraestatal" como una de las causas que explican que la empresa no tenga utilidades es, para decirlo coloquialmente, "mañosa". Todos sabemos que mientras no se nos ocurra una forma para que el gobierno se haga de los cerca de 400 mil millones de pesos que PEMEX le aporta, aplicar cualquier otro régimen tributario a la paraestatal sería suicida.

¿O a poco podemos darnos el lujo de que el gasto gubernamental se reduzca a apenas el 11% del PIB? Uno de los argumentos que, a mi juicio, has defendido con más lucidez es el de que, al contrario de lo que aconsejan las recetas neoliberales, lo que México necesita es un estado más vigoroso. ¿No crees que criticar el régimen tributario de PEMEX sin proveer al menos una pista de cómo suplir los recursos que el mismo genera contradice esta idea?

Saludos,

JI

C. said...

"Hands down" con la de Lajous. Yo, si de mi dependiera, lo ponía mañana mismo como secretario de energía.

Carlos (f.k.a. "C.")

Anonymous said...

Se enterará Macario de lo que se dice aquí sobre sus análisis?

Ojalá

El Nahual said...

Yo me quedo con la segunda versión. Como bien dice Ji, el detalle es cómo reducir el régimen tributario de PEMEX sin afectar los ingresos tributarios del Gobierno. Además, existe el problema del sindicato de PEMEX que al parecer se ha vuelto un lastre para la empresa.