Monday, June 15, 2009

¿Anular es votar?

Mi estimada Denisse Dresser escribe en su columna de hoy:
"Anular es votar. Es participar. Es ir a la urna y depositar una boleta para expresar el descontento con un sistema democrático mal armado, que funciona muy bien para los partidos pero muy mal para los ciudadanos. Hemos construido una democracia parcial en la cual existe la capacidad de votar pero no de sancionar. Es como si usted -lector o lectora- contratara a un empleado, le pagara el sueldo durante los próximos tres años, y no pudiera despedirlo o castigarlo si su desempeño es malo, o atenta contra el bienestar de la empresa."
Pues siguiendo la analogía, lo que propone el voto nulo es como si, para castigar a un mal empleado, le dejáramos de hablar. ¿Eso de qué sirve? ¿Qué mensaje le estamos mandand0? ¿Por qué no buscar a otro empleado? ¿O acaso todos los empleados serán igual de malos? Esa es la falacia del argumento que promueve el voto nulo: suponer que todos los partidos son iguales.

Que quede claro: Anular es no elegir.

30 comments:

Anonymous said...

Con todo respeto Dr. Esquivel, nbo estoy de acuerdo con usted.

Anular claro que es elegir, es elegir no votar por los que aparecen en la boleta. Siguiendo su analogía, porque no buscar otro empleado?? a quien??? esa es la clave, si hubiera en la lista un empleado que supieramos lo haría bien, lo contratas y listo; sin embargo, aqui el problema es que en la lista de "buscadores de empleo", no hay uno bueno ni de cerca.

saludos

EHCR.

Andres G said...

Profesor Esquivel,

debo discrepar con usted en al menos tres implicaciones que parecen quedar implícitas en su analogía:

1. Existe ese otro EMPLEADO que vale la pena contratar.

2. No se está mandando ningún mensaje.

3. Existe otra solución a la de "dejarle de hablar".

No sé que tan ciertas sean.

Por otra parte comparto su visión acerca de generalizar respecto de los partidos. Los partidos son evidentemente distintos, y querer meterlos a todos en una misma mezcolanza es un error que puede favorecer más a unos que a otros.

Sin embargo, sí es posible hacer una mezcolanza de ciertos personajes de ciertos partidos; no ya, repito, de los partidos en sí mismos. Lo que haría a la opción de anular, algo atractiva.

Buho Buscador said...

Yo pienso mas o menos lo mismo que los dos primeros "posts". Aunque, ciertamente anular el voto favorecerá a los que tengan el mayor "voto duro".

Siempre pensé que si no se sacaba al PAN de la presidencia en el 2006, se iba a convertir en una especia de PRI. Me da tristeza haber acertado, ahora a ver como lo sacamos.

Y bueno Dr. Esquivel México a pasado por todo; salir a votar, manifestaciones, abstencionismo y ahora votar nulo, que parece la mejor opción. Ojala después de estas elecciones se empiece a contar el voto nulo como valido, ademas de implementar una forma de destituir a los gobernantes. (Ya me veo como Jorge Vergara! Si en tres días no la arma mi empleado lo corro!) Pero como diría Chava Flores! A que le tiras cuando suenias Mexicano!

Mientras para mi lo mejor es votar en blanco. No parece haber una buena opción de cambio.

Anonymous said...

En primer lugar:

La analogía de dejarle de hablar a un empleado no la considero correcta, no veo cómo el Dr. Esquivel (siempre brillante y atinado) hila lo que dice Dresser con un tema de frivolidad laboral. Y al existir una premisa incorrecta de origen, la conclusión tiende a ser incorrecta, por lo que no discutiré ese punto.

Utilizando axiomas de la economía, y teniendo en cuenta que un ejercicio electoral es indirectamente un contrato entre votantes y gobernantes, veo que hay un problema con demasiada información asimétrica. Tampoco veo garantías para el cumplimiento de los contratos (Qué hacer si el político no cumple sus promesas). Por otra parte, y como menciono, las campañas realmente no proporcionan la información adecuada para la toma de decisiones óptimas.

El resultado final: Probablemente se de un problema social de selección adversa.

No es novedad que el actual sistema electoral mexicano es injusto, ineficiente, caro, inútil y demás. Y que las instituciones mexicanas están en proceso de maduración, por lo que yo a título personal, iré a votar porque hay una propuesta que me convence totalmente.

Hay quien no quiere votar, o va a anular su voto, para mí es un ejercicio tan legítimo como el votar por alguien. Al final del día, los políticos tendrán información sobre el proceso electoral 2009, y ellos sabrán que mejoras habrá que hacerle al sistema, de lo contrario, estas protestas "mínimas" y que representan legítimamente intereses ciudadanos que deben ser tomados en cuenta en el espectro electoral, con el correr de los años pueden subir de tono.

De nada.

El Nahual said...

“Anular es no elegir” ...
Totalmente de acuerdo, y precisamente de eso se trata, de no elegir ni dar más respaldo a la cleptocracia que nos ha gobernado.


I chose not to choose: I chose something else.

Anonymous said...

Mi estimado Gerardo. Me queda claro que cuando hablas de economía es un verdadero placer leerte, pero cuando hablas de política no puedo decir lo mismo, estás lejos d ser imparcial, pero ese no es lo malo, el problema radica en que no nos dejas nada nuevo, bueno o sencillamente algo sobre lo cual reflexionar. Es sólo un punto de vista dado casi al azar.

Espero que pasando el 5 de julio, veamos más economía y menos de lo demás.

Espero que te encuentres bien.

HK

Anonymous said...

YO PIENSO QUE NO SIRVE DE NADA ANULAR EL VOTO, DEBIDO A QUE SIEMPRE HABRA ALGUIEN QUE VOTE Y SE ELEGIRA EL QUE TENGA LA MAYORIA RELATIVA.
PARA MI GUSTO CREO QUE SERIA CONVENIENTE CAMBIAR EL SISTEMA DE VOTACION EN MEXICO POR EL VOTO ALTERNATIVO O SEGUNDA VUELTA, PARA QUE HAYA MAS COMPETENCIA ENTRE LOS PARTIDOS.

ROBERTO

Anonymous said...

Hola a todos,

Creo que anular el voto no es votar. De hecho, me parece lo más parecido a abstenerse de votar, ¿qué diferencia existe entre que el voto esté en blanco (o tachado varias veces, anulado) y no ir a votar? No ir a votar puede deberse a que el ciudadano no tuvo tiempo de ir a las urnas, o por viaje o más probablemente porque no hubo una preferencia por la que hubiera decidido acudir a las urnas. ¿Algún diputado o senador se preocupa por el nivel de abstencionismo una vez que ganó??? ¿En verdad creen que el diputado o quien resulte electo le importará que hubo 40% de la población que anuló su voto y dado ello se ponga a trabajar de una manera diferente? El objetivo principal de esta campaña es "expresar el descontento", lo cual me parece que a los partidos en este momento, y a quienes ganen, les importará o muy poco o nada, así que si alguien decide ir a votar mejor hágalo bien!

Saludos,

JM

P said...

En el mercado laboral de los partidos políticos nada más hay ocho aspirantes, no más. Ya contrataste a los ocho y sigues creyendo en ellos porque sabes que sin su participación, la empresa no funciona, no los vas a despedir pero en verdad quieres y necesitas que corrijan su actitud.

Cada empleado es diferente pero para desgracia del empleador, los 8 comparten los mismos vicios ¿Qué pasa si los empleados no trabajan pero sigue cobrando su sueldo? ¿qué pasa si nuestros empleados deciden que no les podemos llamar la atención de ninguna forma porque su desempeño dejó de ser relevante como criterio de contratación? ¿qué pasa si tenemos 8 empleados que aunque diferentes entre sí, tienen como factor común su corrupción, su desinterés hacia todo asunto público que no le rinda ganancia personal por más importante que esta sea para la compañía? ¿qué pasa si cuando quisimos hablar con alguno de los ocho empleados ninguno de ellos quiso escuchar porque no pudieron ver que la preocupación por la compañía era genuina?

¿Qué pasa si nuestros empleados ahora se creen patrones?

La crítica no es sólo hacia el partido en el poder, la crítica es hacia el sistema de partidos que es tan sólo uno de los varios elementos que conforman un sistema político democrático. Que los 8 partidos son diferentes entre sí por supuesto, de eso se trataba, de que reflejaran la pluralidad que hay en una sociedad sobre los mismos temas. Pero es innegable que los 8 partidos son igual de cerrados, poco transparentes, recelosos de la rendición de cuentas, con miembros coludidos con el narcotráfico, con miembros corruptos que se les perdona la falta si todavía tienen fuerza electoral (Bejarano, Marín, Ruiz, inserte el nombre aquí), partidos cuyos candidatos no le rinden cuentas al electorado sino al aparato partidista.

Parte del movimiento anulacionista está en contra de eso y quiere protestar por medios absolutamente institucionales, legales y democráticos.

No es dejarle de hablar al empleado, es tratar de llamar su atención, de hacerlos abandonar esa sordera voluntaria.

Anonymous said...

tiene razon doc. ademas estas son las reglas nos guste o no, por el que votan mas, gana y los votos nulos simplemente son una anecdota a menos que halla una propuesta legislativa o cierto cabildeo de esos intelectuales (institucionales)que modifiquen las reglas pero bueno, ese es el juego del partido en el poder, pues a ellos les conviene mas el voto nulo, hace tres años todo el aparato de estado te decia que vayas a votar y que a poco en tres años se a deteriorado la politica mas de lo que se a deteriorado los ultimos 20 años, es hacerle el juego a calderon sabe muy bien que el castigo en las urnas al PAN va hacer demasiado alto si la gente va a votar

Carlos A. López Morales said...

Un problema fundamental del sistema político mexicano es la aparente no-salida a la partidocracia. La ley permite que cualquier ciudadano puede votar y ser votado. La práctica política (avalada por todos los partidos -puestos a administrar monopólicamente su quesito) es muy distinta: para ser votado hay que fletarse en el mundillo nada atractivo de la política partidista...

El famoso voto nulo es opción diferente a la abstención: de entre todos los que no votan, es imposible distinguir entre quienes no creen en el sistema político y quienes no creen en las opciones políticas. El voto nulo acepta el sistema político pero no las opciones. De lo que se trata es de ampliar la oferta y mejorarla (con la reelección legislativa y demás mecanismos de rendición de cuentas)... si el voto nulo contribuye a eso pues servirá de algo. Ojalá que la omisión también sirviera de castigo a la clase política...

Domingo Sifontes said...

Debo decir que semánticamente votar nulo es votar, es decir, se ejerce el derecho al sufragio.Otra cosa es que sientan que pierden el voto porque indudablemente ganará el que tenga más votos, pero ¿qué pasaría si en una elección se coloca la opción VOTU NULO como válida y en efecto esta sea la que mayor votos saque? que mensaje se estaría enviando?, quien sería el ganador de esa elección?, dado que voto nulo no es un candidato, supongo que el que obtenga el 2do puesto ganaría, ahora bien, que legitimidad tendría?

josafat said...

Anular o accionar el voto? creo que mas alla de la anulacion, que detras de eso existe algo mas que descontento, algo mas serio y enblematico, mas grave. Imaginar que ningun camino es el adecuado es como decidir quedar al margen y dejar que las cosas fluyan, es acaso esto lo que queremos?

Anonymous said...

Dr. esquivel,

En muchos examenes aparecen preguntas de opción multiple, que establecen en su ultima opción la leyende de: ninguna de las anteriores. Y muchas veces esa es la respuesta correcta. Elegir que ninguna opción es la adecuada.

Discrepo, con quien comento que votar nulo es como abstenerse, no es lo mismo, de hecho yo estaría por la opción de que no solo los que piensan asistir a las urnas voten nulo, sino muy importante es que los abstensionistas también vayan a votar nulo, esa sería la idea del inicio de un movimiento.
Claro que Vota nulo es sólo el inicio, no es el fin, debe venir después de eso un acompañamiento posterior para que el mensaje quede claro y sobre todo legislado.

Respeto a quienes opinan que votar nulo no es elegir, que bueno que ellos encuentran su opción en la boleta. Sin embargo, muchos no encontramos esa opción y preferimos ELEGIR por la opción de ninguna de las anteriores.
Saludos
EHCR

Anonymous said...

El problema no son los partidos, es el sistema político que han construido. Teóricamente, los partidos se encuentran en un punto de equilibrio y estabilidad en el que sólo ganan ellos. este punto de equilibrio es validado de manera recurrente a través de las elecciones, por lo que, al acudir y ser participes de las mismas, estamos contribuyendo al mecanismo de validación y a su estabilidad. Los que critican a los que desde hace tiempo hemos optado por la anulación de nuestro voto no se dan cuenta de lo anterior. En efecto, en un sistema democrático funcional, votar es una herramienta a través de la cual los ciudadanos podemos elegir lo que deseamos y desechar lo que no. Sin embargo, para que esta premisa se cumpla, el sistema político como tal debe ser sensible a las necesidades y peticiones ciudadanas que se expresan a través del voto. En otras palabras, las elecciones se convierten en un arma que le permite a la ciudadanía deshacerse de lo indeseable. Pero qué pasa cuando el sistema descansa en una colusión tácita entre partidos que han decidido ignorar los mensajes de la ciudadanía y repartirse el pastel entre ellos. Con el sistema político actual no es importante quién gane la elección, lo importante es que los partidos que conforman el sistema se coman el pastel. Es por esto que resulta indeferente a quién elegir, el resultado final es el mismo: "Ellos toman". La estabilidad del equilibrio político en México descansa sobre esta premisa. Lo anterior es una estructura bien conocida en el ámbito económico. Existen mercados oligopólicos que no permiten la entrada de nuevos competidores y mucho menos legislaciones que rompan con su estructura, sin embargo, esto no impide que dentro del mismo mercado las empresas que lo conforman compitan por el mismo. El hecho es que, estas estructuras, al final siempre terminan ganando. La prioridad para ellos son sus ganancias, no la sociedad.
El sistema polítco mexicano es en cierta forma un oligopolio con colusión tácita, donde el orden de prioridades se define de la siguiente forma: Primero ellos, luego la sociedad. En todos los sistemas democráticos del mundo existe la corrupción política, incluso puede ser de dimensiones estratosféricas como sucede en EUA, sin embargo, en los sistemas más avanzados, el orden de prioridades se define así: Primero la sociedad, luego nosotros. Esto es lo que caracteriza a los sistemas europeos e incluso a EUA. En estos, el efecto de la corrupción política tiende a minimizarse pues, aquí sí, el voto del ciudadano es un arma que permite a la sociedad castigar a los partidos y elegir las opciones que más les favorezcan.
Pero qué pasa cuando el orden de prioridades pone en primer lugar al propio sistema y deja en un segundo plano a la sociedad? Pues simplemente pasa que el proceso electoral se transforma única y exclusivamente en un mecanismo de autovalidación del sistema, lo que favorece su perpetuidad. Es por esto que para esta clase de sistemas políticos es importante que haya un porcentaje más o menos importante de votación (40 o 50 %)pues les permite justificar su permanencia en el poder y su ineficacia.
Cuando la inmensa mayoría de los ciudadanos anulamos nuestro voto el mensaje que enviamos es: "Ninguno de ustedes come". Lo anterior impide que el sistema se autovalide y se presente ante el mundo como democrático. Es un impacto al equilibrio que mueve los coeficientes de convergencia del sistema y por tanto los saca de su equilibrio inicial y los redirecciona a otro donde el factor social y la opinión pública sean prioritarios.
Por supuesto, no es tan fácil como lo escribo. Esto debe de ir acompañado de una movilización social pacífica que presione al sistema a moverse y cambiar sus prioridades. Es algo perfectamente posible, ya ha pasado. Recordemos 1988, 1997 y 2000. En estas tres años la solución fue acudir a las urnas y votar por otra opción para sacar al PRI del poder. Desgraciadamente han pasado 12 años de que el PRI recibió su primer gran golpe y los partidos que lo sustituyeron se apropiaron de sus corporativismo y sus mañas.

Anonymous said...

Al margen de las razones para no votar o anular el voto; el voto-anulado y el no-voto generan el mismo resultado: gana el partido con mayor voto duro, o el que acarree mas votantes a base de favores y despensas.

Los incentivos partidistas son ahora a maximizar la movilizacion de los partidos en las viejas practicas del mapachismo, y operaciones carrusel... que en el PRI son expertos por cierto por sus 70 y tantos años en el poder.

Como lei por alli, en la democracia mexicana pasamos del "voto-util" al "voto-inutil" ya que el sistema democratico mexicano NO TIENE un mecanismo para medir preferencias electorales "fuera de las opciones" que se presentan, aun cuando todos coincidan en "ninguna de las anteriores."

La democracia no es un mecanismos "de quorum", asi que el que calla, otorga.

Cuidado con "mandar al diablo las instituciones", por que justamente es esa falta de vision de pais-institucion lo que esta mandando este pais al carajo, junto con ciudadanos e instituciones.

VOTEN! por el menos peor, por el mejor candidato, por la opcion que ustedes prefieran, pero VOTEN!

Anonymous said...

Sin estar de acuerdo en la analogía del mal empleado, ¿qué pasa si a mi empleado se le acaba su contrato y no me gustó su forma de laborar y en el mercado no hay un solo individuo que sea mejor?, pues claro que no contrato a nadie hasta que esos empleados se capaciten, se vuelvan responsables, sean honestos, hagan bien su trabajo, etc. Lo que quiero decir es que no voy a contratar gente por ser la menos peor, quiero que sean los mejores según mis preferencias.

Hay que ejercer el voto como buen ciudadano mexicano, sin embargo si nadie te convence anula tu boleta, estás en todo tu derecho.

Yo veo el ir a votar y anular la boleta como una manifestación de resistencia civil pacífica. ¿A qué nos estamos resistiendo?, a seguir sosteniendo y a seguirle el juego al sistema partidista de México, es eso en contra de lo cual nos manifestaremos al anular la boleta, (ya veremos si no les hace ruido a los partidos políticos que el 60 o 70% de la votación se anule).

En México existe un rompimiento notable entre la clase política y la población, este rompimiento no es nuevo debemos recordar nuestra historia: en el México recién independiente los yorkinos por un lado y los escoceses por el otro sólo se representaban a sí mismos; después los federalistas y los centralistas sólo se representaban a sí mismos; después los liberales y los conservadores sólo se representaban a sí mismos; después los republicanos y los monarquistas sólo se representaban a sí mismos; y así puedo seguir por los siglos de los siglos hasta llegar a que los priistas, panistas, perredistas, etc. Sólo se representan a sí mismos, a sus partidos. Invariablemente en todas estas etapas las necesidades y aspiraciones del pueblo pasaban a segundo, tercero, cuarto o quinto término. YA BASTA DE CAMARILLAS DESCONECTADAS DE LA POBLACIÓN DIRIGIENDO ESTE PAÍS.
El mexicano promedio es muy poco dado a salir a la calle y defender sus derechos y manifestarse en pro o en contra de ciertas medidas gubernamentales (lo han hecho y nadie los pela, ahí está la huelga de la UNAM, ahí está la toma de reforma por el fraude electoral, etc.), esta es una muy buena ocasión para hacerlo por medio del voto nulo.

Gerardo Esquivel said...

Leo y releo los comentarios de los proponentes del voto nulo y sigo sin entender su lógica. Entiéndame, no los critico ni les estoy diciendo que no anulen su voto. Todos son libres de hacer con su voto lo que quieran. Si quieren votar por El Piporro, por Kurt Cobain o por Capulina, por mí no hay ningún problema. Están en su derecho. Lo que realmente no entiendo es que alguien crea que con eso se gana algo. ¿Qué ganan? ¿Un mensaje a la clase política? ¿Cuál mensaje? ¿Qué ya están hartos? ¿Y?

Si realmente los partidos son tan nefastos como ustedes dicen, ¿no sería entonces razonable suponer que no les importara un bledo su voto nulo?

Insisto: la falacia de todo esto es pensar que todos los partidos son iguales.

Alguien dice que ya contratamos a todos y que no nos gusta ninguno. ¿En serio ya contratamos a todos? ¿En serio creen que tiene la misma responsabilidad un partido mayoritario que un partido minoritario? ¿Podemos acusar y desacreditar a todos los partidos por igual? Yo no lo creo. Los partidos no son iguales.

Por otro lado, un comentario reciente dice que si no hay un buen empleado no contrato a nadie y ya. Ok. El problema, sin embargo, es que tienes algunos socios (el resto de la población) que si contratara a alguien y tú, al automarginarte del proceso, no pudiste incidir de ninguna manera en esa contratación. ¿Y qué vas a hacer si no te gusta a quien contratan tus socios? ¿A quejarte por su elección después de que te automarginaste?

Saludos!

Anonymous said...

En primer lugar imaginemos que en México existe la democracia, que después del 2006, de los nombramientos plurinominales y de las candidaturas peleadas entre iguales (PRD Iztapalapa), y otros, uno termina por creer menos en este sistema político.

Pero me llama la atención la pregunta del Dr. Esquivel "Si realmente los partidos son tan nefastos como ustedes dicen, ¿no sería entonces razonable suponer que no les importara un bledo su voto nulo?" Y mi respuesta es que el ciudadano mexicano aún cree, aún tiene esperanza, aún se involucrará en lo que él piensa que fomentará un cambio, porque no sólo se trata de rechazar por rechazar sino que el trasfondo esconde un ansia de cambio que desafortunadamente caerá en el olvido de los señores políticos.

Porque es cierto, si en realidad me vale votar o no y no me interesa nada más allá que mi persona y mis asuntos pues ¿que sentido tendría ir a votar nulo?

Pero hay esperanza en el mexicano y ésa esperanza se niega a dar continuidad al abuso y desfachatez con la que sigue operando la política.

Yo no pienso ir a anular el voto, porque de hecho no acudiré a las urnas. Entendí que la política es un juego sucio y que lo jueguen quienes sientan que con ello ganan algo (un puesto, dinero, propiedades, contratos, etc). A los que con nuestro trabajo y esfuerzo seguimos adelante ¿que nos importa quién gane? Si en la vida obstáculos siempre habrá, depende de cada quién salir adelante con PRI, PAN, PRD o demás al frente.

Asi es que vayan, jueguen y pierdan. Ya debieron haberse acostumbrado. ¿Que no?

Abraham Sodi said...

Muy buen día Dr., respecto a su post me gustaría expresarle la manera en la que yo lo veo:
El voto es un símbolo para hacer saber al sistema que los ciudadanos estamos interesados y somos responsables, acudimos a las urnas intrigados en quién o quiénes conducen el mando de la estructura en nuestra comunidad; que valoramos el trabajo que desempeña cada “partido” o individuo como funcionario, que pensamos y otras tantas cosas más...
México es un país en donde acudimos a las urnas como MÁXIMO la mitad del padrón.. Es cierto que el padrón tiene sus defectos, como el hecho de que incluye todavía incluso a gente ya muerta, pero de cualquier forma considero que hay 3 razones por las cuales no acuden a votar los que no lo hacen:
-incapacidad
-ignorancia
-desinterés
El desinterés; desde un punto de vista muy personal, es causa de inconformidad, es reflejo de una mentalidad en que “de todos modos todo va a seguir igual…”
Entiendo que el voto nulo procura demostrar que los que no votamos e incluso muchos de los que votamos estamos inconformes, si la cantidad de personas que acudieran a la urna en estas elecciones aumentara y junto con esa cantidad el voto nulo entonces aparecería un indicador clarísimo; pero, si solo aparecieran votos nulos y la cantidad de ciudadanos que acudieran a las urnas fuese la constante entonces estamos hablando que el nivel de inconformidad se reflejaría en los votos nulos y el nivel de irresponsabilidad de la sociedad en los que no asisten a las urnas.
La idea es buena, me parece interesante; sin embargo, la campaña deficiente y ciertamente concuerdo con usted en que los ciudadanos que aporten su voto nulo solo serían una voz de responsabilidad e inconformidad sin el más mínimo eco.
Por último, un detalle más. Creo, es mi opinión y me gustaría que se discutiera… Me parece increíble lo ceñir que es la cultura política que tenemos a nivel nacional, todos hablamos de partidos, incluso usted dice que no todos los partidos son iguales doctor. Deberíamos votar por un candidato y no por un partido, no deberíamos tener una partidocracia. La partidocracia ha hecho que muchos de sus integrantes sean rémoras y arribistas dado que son los que siempre los defenderán a costa de lo que sea siempre que exista un beneficio, los ciudadanos categoricemos a los partidos cuando de hecho todos tienen su algo de gente buena y su algo de gente mala. Es un circulo vicioso que creo necesitamos romper.

Abraham Sodi said...

P.D. Lo pensé luego de haber publicado mi anterior post.

Debido a que mi apellido no es un apellido común y para evitar interpretaciones distintas respecto a mi último comentario aclaro que ni siquiera conozco a Demetrio Sodi de la Tijera.

Anonymous said...

Bueno entonces porque no se propusó esto desde el 2006 o 2000 que eran todavia menos ingenuos por favor, es hacerle el juego al poder (pan-presidente)y a esos intelectuales con contrarecibos de CSG, jejeje.
Lo que teme este gobierno es perder diputaciones y senadurias federales sabe que si lo pierde va hacer muy dificil implementar su proyecto, si es que lo tiene, en el congreso. los blogeros presentes quieren revolver el poder factico de un presidente, con la partidocracia, hay un poder que ejerce que mueve a la defensa nacional, que negocia con elba esther, que le da un poder de fachista a garcia luna por favor, como se revierten esas politicas publicas, pues poniendole un congreso con contrapeso, se imaginan que el PAN se convierta en una tercera o cuarta fuerza politica en el CONGRESO DE LA UNION, el no ir a votar es convalidar el proyecto de la persona que detenta el poder. Esas son las etrategias de la derecha si no vean al PP en España (Aznar) la democracia cristiana en colombia,en fin lo mas visible hay mas. Son respetables al final se vera si les funciono. Es muy pronto para echar por la borda lo poquito que se ha ganado en 15 años es muy poco tiempo de democracia insipida pero al fin y acabo democracia.

Gabriel Alberto Martínez Roa said...

creo que es necesario dejarnos de ser idealistas para ser muchos mas pragmaticos.. el voto no es un simbolo, es un instrumento de castigo o premio. Votar en blanco o no votar.. sólo es una manera de despérdiciar una de las pocas oportunidades que tienes para picarle las costillas y hacer sudar a los partidos que no te gustan; es no ocuparse de una decision dificil que, a final de cuentas, alguien más tomará por ti.

me parece irónico que esperemos que de la noche a la mañana en sólo 9 años de "democracia" queramos que todos los partidos se vuelvan la madre teresa de calcuta y den lo mejor de si.. eso no se alcanza facilmente: es con el tiempo, con el castigo y la participacion cuidadana, con el voto. Tal vez esta eleccion nos toque votar por el menos peor.. pero a la siguiente se tendrán que pelear por ser los menos peores si quieren llegar al poder, y eso eventualemte nos podra llevar a mejores partidos, pero es a traves del voto informado y racional.

comparto además que es terrible la generalización no sólo de que todos los partidos son iguales, sino de que todos los condidatos son iguales. hay algunos que han hecho cosas deseables y merecen ser premiados, y otros que merecen ser castigados.

por otro lado creo que el voto es sólo un instrumento, es necesario tratar a los políticos como empleados no sólo en época de urnas sino durante su mandato, sangrarles la legitimidad y la capacidad de accion si no hacen lo correcto etc.. es cosa de alinear sus incentivos de maximizacion de poder, con nuestros incentivos, a travez de la zanahoria y el garrote, tal vez paresca terrible pero son las reglas del juego y si no nos gustan pues forzemos a que se cambien , pero por lo mientras saquemosle el mejor provecho.

hax said...

Estoy de cauerdo en que debemos de aprovechar el voto y no desperdiciarlo anulándolo.

La premisa de que "todos los políticos son corruptos" sólo beneficia a los corruptos.

Hay que encontrar al candidato que vale la pena en nuestra zona y votar por él

Anonymous said...

Vean este link y diganme si es verdad o mentira que el voto nulo les hace ruido a los partidos políticos:

http://www.eluniversal.com.mx/columnas/78712.html

José A. Zamora said...

Votar por "ninguno de los anteriores" como ya se explicó antes también es VOTAR.
Votar por el menos malo, como algunos sugieren, es aceptar el nefasto sistema de partidos sin representación verdadera de la ciudadanía.
Si, como lo establece nuestra Constitución en su artículo 39, "... el pueblo -los ciudadanos- tiene en todo tiempo, el inalienable derecho de alterar o modificar la forma de su gobierno", entonces es precisamente a través de elegir la opción de anular el voto, como la ciudadanía manifestará su decisión de modificar un gobierno emanado de un sistema de partidos alejados del interés público.
Definitivamente el voto nulo es útil y representa una clara intención ciudadana de cambiar el actual sistema político en México.

Anonymous said...

En virtud de que seria imposible que la ciudadania cuente con todos y cada uno de los elementos que le permitan juzgar en lo individual a cada uno de los candidatos a ocupar un determinado puesto, aplica un metodo HEURISTICO para tomar su decision.. de tal modo que se juzga a cada candidato acorde a la descripción estereotípica del partido a que pertenece.

VOTO RACIONAL??? claro que no... es HEURISTICO... en el caso del VOTO NULO.. un atajo para evitar un proceso racional.

Anonymous said...

Dr. Esquivel, ante las preguntas que realizó en su último post me gustaría preguntar qué haría usted ante esas mismas preguntas, porque creo ahí precisamente radica la diferencia de visiones. Esto es, yo no creo que me automarginé, solo que no había un candidato lo suficientemente apto. Pero imaginemos que se eligió a un candidato (aquí no importa quién lo eligió) que resultó bueno en su trabajo, gana usted y TODOS los socios, excelente decisión, nos equivocamos los que anulamos y todos los que no votaron por él. Ahora viene el bueno, alguien eligió a un malo trabajador, usted votó, qué hará, que dice el sistema qué se puede hacer, correrlo??? No se puede!!!!, el mecanismo es esperar un periodo y votar por otro color, vaya mecanismo!!
El problema es que tanto usted que votó por un candidato, como yo que vote nulo, no podemos hacer nada bajo este régimen, si el ganador resulta malo. Porque si resulta bueno, es obvio que todos ganamos.
Pero qué haría usted si resulta malo, en qué se diferencia su acción de votar por alguien de lo que podría hacer alguien que anuló??? No sería esa otra falacia??
Aunque parece que lo que nos une en el fondo son distintas esperanzas, no cree???
Saludos,
EHCR

Anonymous said...

Completamente en desacuerdo con usted Dr. Esquivel.

Usted menciona que no todos los partidos son iguales... POR SUPUESTO QUE LO SON. Recuerde el origen de los integrantes del PRD, recuerde los arreglos del PAN-PRI. No hay un partido que no tenga cola que le pisen.

¿No tiene la misma responsabilidad un partido mayoritario que uno minoritario? Quizas tenga razon, pero hemos visto como los minoritarios por no sentirse responsables, cometen atrocidades con el pais. Dado que no tienen cuentas que rendir y su unica intencion es llegar al poder, le ponen el pie al mayoritario sin importarles llevarse entre las patas al pais.

Ese es el motivo por el cual yo apoyo anular el voto

Anonymous said...

Hola a todos, soy salvadorena y agradezco poder participar en elecciones. Miembros de mi familia nunca han votado y se sienten orgullosos de estar mas alla de la politica, pero yo estoy contenta de vivir en una democracia, digo, al menos ya no tenemos ni gobiernos militares, ni guerras, ni golpes de estado (espero) y por lo tanto ejercere mi voto cada vez que pueda. Claro, generalmente voto por partidos pequenos e idealistas, pero a veces aplico el voto util. Disfruten su democracia!