Friday, December 04, 2009

¿Se acabó la crisis en México?

Esa es la pregunta que se plantea Arturo Herrera en este excelente artículo publicado en El País.

El artículo de Arturo plantea dos temas importantes: uno es que debemos ser cautelosos con las afirmaciones optimistas en este sentido y, segundo, Arturo hace una reflexión sobre la independencia del INEGI, la cual se vio cuestionada con la información sobre el tercer trimestre del PIB dada a conocer recientemente. Muy recomendable.

11 comments:

Anonymous said...

Ya se había comentado en varios espacios la tramposa forma con la que Calderón informa al País, no es una novedad lo verdaderamente critico es que un organismo independiente como INEGI se preste a estas manipulaciones.
De la afición a gobernar a través de spots y con medias verdades no me queda ninguna duda, los spots sobre Luz y Fuerza y los 1,500 pesos por familia para contribuir al pedimento corrupto de un trabajador y de esta manera llegar a los 42 mil millones de subsidio de la extinguida empresa son una joya de la comunicación calderonista.
La realidad cotidiana se encarga de hacer sus propios desmentidos, pero que pasa con los efectos colaterales? Y los millones de pobres y los desempleados y las 44 mil familias echadas a la calle con argumentos falaces e ilegales y los miles de millones perdidos, eso como lo recobramos.
Tu le crees a Calderón? yo tampoco.
RGG

guilozanol said...

Dejando atrás las grillas de el anónimo que me precede tengo una duda ya desde hace tiempo que quizá me pueda responder Dr. Esquivel. Hace no mucho tiempo Obama declaró que una recesión en forma de W era una posibilidad que no se podía descartar, el hecho de que el presidente de los EUA dijera esto y no un economista reaccionario como, Paul Krugman, lo pone a uno a pensar. Será posible que México esté ante una crisis en forma de W? Si volteamos a la bolsa de valores, yo al menos, la veo muy sobrevalorada y creo que esa burbuja puede reventar en el primer semestre del siguiente año. Qué opina doctor?

César Soto said...

En Calderolandia (fase superior de Foxilandia) ya se terminó la crisis, de hecho, como dice su presidente, van a superar a China de mantenerse el vertiginoso crecimiento de su economía por un año. Es posible que México iguale la cifra de crecimiento de China para este año, solo que tendríamos que hacer un truco calderónico y quitarle el signo negativo a nuestra tasa de crecimiento; (-7.0%)(-1) nos da 7.0%, de esta manera cambiando la metodología habremos igualado a los chinos.

Que lamentable que el INEGI se deje manipular para presentar la información económica más bonita y comoda para el gobierno de facto, ya que son unos ineptos y se les fue de las manos el manejo de la crisis económica y ahora maquillan las cifras para decirnos que “la crisis que vino de afuera” ya se terminó y que “la economía creció 2.93%”, solo le faltó decir que la comparación anual es de – 6.2%, y el próximo trimestre también se espera otra contracción del PIB, para llegar a 5 trimestres consecutivos en números rojos.

Manipulación mediática al más puro estilo del PRI, lo bueno que el PAN representaba el cambio, si no imagínense.

Anonymous said...

A anónimo de las 10:34: no se que tiene que ver la extinción de LFC en este entierro (sin albur). "...44 mil familias familias hechadas a la calle..." No dudo que algunos trabajadores de la extinta paraestatal se hayan ganado el pan de cada día con honradez, pero sospecho que muchos de la calle no conocen ni los baches.

Regresando al tema del post. Es en extremo preocupante que el INEGI, aún con la figura de autonomía constitucional, se preste al interés político de la clase gobernante. Es evidente que el cambio en la estructura del reporte obedece a la urgencia que tiene FCH de datos (estructurales o no) que den señales (sólidas o no) de salida de la crisis (hay que decirlo, la lógica utilizada al sugerir un crecimiento de 12% raya en el cinismo). Más preocupante aún resulta la posibilidad de la filtración de información coyuntural producida por el INEGI hacia la Presidencia, pues da pie al sospechosismo sobre otros probables beneficiarios de esta práctica. Mal por el Sr. Eduardo Sojo.

Josue G.

Anonymous said...

El tema del INEGI es solamente el elemento "serio" para disfrazar de análisis la columna de Herrera. Creo que habla con el estomago y el objetivo principal es decir que Calderón esta mintiendo. ¿Y? ¿Eso es análisis? ¿político? ¿económico? Todos sabemos que Calderón miente! En lo personal no se me hace excelente columna de Arturo (tu amigo). Más que columna, creo que fue más una forma para sacar la vilis.

Anonymous said...

A ver, el título de la columna de Arturo Herrera "promete" escudriñar si ya se acabó la crisis en México y en realidad lo que hace es criticar un supuesto "entusiasmo" de Felipe Calderón y deslizar sospechas sibilinas (lean el diccionario, amigos economistas, si no saben qué quiere decir) acerca de la confiabilidad de las cifras del INEGI. A la hora de la verdad, Herrera no se atreve a decir si hay o no hay recuperación, porque parece no tener la menor idea o porque si acaso tiene alguna idea, no desea comunicarla, debido a que los datos no se avienen con sus prejuicios. Lamentable. Es mal periodismo y es mal análisis económico. Si la gran novedad que tiene que decirnos Herrera es que los gobernantes tienden a hablar bien de su gestión, Herrera ha descubierto el agua tibia. Es tan perspicaz como si alguien viniera a descubrir que Gerardo Esquivel dice que el artículo de Herrera es "excelente" - aunque parece columna de Germán Dehesa escrita al ahí se va- sólo porque Herrera es su cuate y porque Herrera pertence a la misma secta. Obvio.

Anonymous said...

4/12/09 8:03 PM Tanto escrito compuesto solamente de falacias ad hominem, nada que se sostenga. Economistas, profesionales varios, estudiantes, profesores, Fulano y Zutano, y qué logran: atacarse. Dónde está el debate. Les hace daño tener tanta inteligencia, si es que a eso se le puede llamar así. Hasta hacen pensar que les preocupan los problemas de la sociedad, pero qué van a interesarles. Dan ganas de llorar.

Cocinero

Anonymous said...

La actual crisis es como el AH1N1, muta.

Anonymous said...

Para los que si hablan con el estomago: el qué se escriba en un medio que leen muchiosimas personas, no solo economistas, implica dar una versión de la realidad y Arturo Herrera da su visión, que compartimos muchos, creanme que existen muchos mexicanos que no ven el peligro de someter politicamente una institución a capricos politicos. A mi si me parecio una buena aportación de Herrera y de GE cuando lei su aportación sobre el INEGI de Agosto.

Saludos,
N.P.M.N

Gerardo Esquivel said...

Guilozanol:

Sobre la posibilidad de que la crisis tenga una forma de W, creo que eso es cada vez más factible tanto en Estados Unidos pero, particularmente, en México. Para el caso de Estados Unidos ve, por ejemplo, este post de Edgar Amador.

Juan Salvador:

Sobre el Teletón, mi posición es muy cercana a la que describió ayer Ciro Murayama en su columna en el diario "La Crónica".

Anonymous said...

Al anónimo del 4 de diciembre (5:58 y 8:03 PM; parecen ser una misma persona; si no es así, una enorme disculpa):

Primero, y excusandome por adelantado por la lesión a tu inteligencia que este comentario pueda causar, no se que entiendes tu por análisis (¿50 páginas?; ¿126 citas?; ¿intrincados modelos matemáticos?; ¿frases de corte literario?) pero, aunque contiene elementos de opinión o editorial, el artículo de Herrera cabe perfectamente en la categoría de análisis periodístico.

Segundo, no todos saben que Calderón miente.

Tercero, ni la evidente manipulación de información, ni la filtración de la misma, ni la actitud de Calderón (por muy optimista que tenga que ser un presidente), son producto de sospechas sibilinas (u oscuras, con apariencia de importantes, como lo define el Diccionario de la Lengua Española). Son hechos que suceden frente a nuestros ojos. Herrera simplemente se tomó la molestia de escribir sobre ellos. Si el artículo es excelente o no, eso, estimado anónimo, depende de la percepción de cada quien.

Saludos,

Josué G.