Saturday, September 19, 2009

Metro Balderas


A Esteban Cervantes, soldador y padre de cinco hijos que enfrentó solo al asesino del Metro Balderas, deberían hacerle un homenaje. Luchó hasta el último minuto. Nunca se rindió. Murió como un auténtico valiente.

¿Será esto un signo del deterioro social que ya algunos anticipaban? No lo sé, pero creo que al menos todos deberíamos estar alertas (lo cual incluye, por supuesto, a nuestras autoridades).

10 comments:

César Soto said...

Sin palabras.Que lástima que estas cosas ya estén pasando en nuestro país. Lo único que nos falta son atentados terroristas y tiroteos en las escuelas, y sin duda que esto es resultado del estres social que provocan las crisis económica, social, política, moral,anímica, etc. que vive México.

Lo único bueno de esto es que las autoridades van a reforzar la seguridad en el metro y se evitara que otro loco intente algo similar.

Anonymous said...

Que terrible. Que espanto. A diferencia del resto del país, en el D.F no estamos "acostumbrados" a ver la muerte de esta manera.

Y sí, la religión, sigue siendo el opio de los pueblos.

Abraham Sodi said...

Completamente de acuerdo con usted doctor, entro para auxiliar al oficial, entro como buen ciudadano... Le paso lo que le paso porque el hombre, que en paz descanse, no sabía lo más mínimo de combate. Murió como un hombre de honor que busco hacer el bien al ver una injusticia como lo fue la manera en que fue ultimado el oficial.

Mi más sincera opinión es que la desgracia fue causa de un policía correlon y de dos oficiales sin el mas mínimo entrenamiento porque a dos hombres capacitados no los dobla a quemarropa cualquier frustrado individuo, que además en el vídeo se aprecia perfectamente bien tampoco sabe naaaada de enfrentamientos.

Hace rato vi en el universal el encabezado de una nota que parece ser ya retiraron y que no leí porque me pareció absurda... Ahora resulta que un diputado se le ocurrió poner detectores de metales... Genio, nadie va a bajar al metro con monedas verdad?, sacarles las monedas y todo objeto metálico a todos y cada uno de los usuarios??. POR FAVOR no traten de robar cámara opinando lo que sea respecto al tema; piensen, presenten soluciones reales y viables. No quieran tapar el pozo porque es un río.

- Los que vigilan en el metro no están bien capacitados y el vídeo es más que evidencia,

- Darles armas a oficiales sin capacitación y rodeados de tantas personas será lo mismo que facilitar la oportunidad de someterlos o de que sometan irresponsablemente (alguien recuerda cuando a Oscar Grant le dispararon oficiales en USA? http://www.youtube.com/watch?v=4tuAhoTPXEk&feature=fvw).

-Ahora van a revisar a todo el mundo que entra nomas por que se ahogo el niño verdad???, siempre han pasado miles de cosas en los metros del DF.

No soy asesor de seguridad pero creo que lo más viable sería sistema de rayos x. Hay un sistema de rayos x portátil que se termino de diseñar el año pasado en Inglaterra precisamente para que los agentes que vigilan el metro puedan detectar armas. No digo que pueda ser la solución pero hay que considerar alternativas más creativas que sólo revisar personas o hacer de la estación de metro un deficiente aeropuerto.

Anonymous said...

Me parece, por los comentarios, que ninguna de las personas que intervienen en este "blog", empezando por el autor Esquivel, suele usar el Metro. Sin necesidad de locos asesinos el Metro de la Ciudad de México es, de suyo, para quienes lo utilizamos, una pesadilla cotidiana. ¿Por qué? Simplemente, porque está saturado y tiene un mantenimiento precario, lo que significa suciedad, fallas frecuentes, aglomeraciones, falta total de respeto hacia los usuarios (somos ganado) y demás.. Y esto, ¿por qué? Por algo que un economista, como el señor Esquivel, debería saber: Porque al ser su tarifa oficial ridículamente baja, y aún recibiendo un cuantioso subsidio, carece de recursos. Y esos recursos sólo podrían venir de ingresos propios (con una tarifa realista) y de un uso más inteligente de los grandes espacios de los que dispone el Metro para la publicidad y para pequeños comercios, con los millones de personas que diariamente andamos por ahí deberían ser espacios muy bien cotizados.
Habría esperado de un economista que comentase este punto. Ni hablar, supongo que no es políticamente correcto criticar un subsidio que ya se convirtió en dádiva irracional. La línea tres (verde) de la que la estación Balderas forma parte (es también correspondencia o conexión con la línea uno o rosa) da el servicio con vagones cuyas puertas ya no cierran de lo viejos y deteriorados que están. Hay, debo reconocerlo, una vigilancia medianamente aceptable por parte de la policía, pero evidentemente no basta y, por desgracia, con frecuencia los policías se unen a la red de la delincuencia picaresca que florece en el Metro, haciéndose cómplices del delito, por ejemplo para extorsionar incautos con el cuento del acoso sexual, en complicidad con mujeres y hombres que con gran desparpajo levantan acusaciones falsas, a la busca de dinero fácil.
La pobre elegía que hace Esquivel del hombre que intentó detener al loco asesino es lastimosa. ¿Hacerle un homenaje?, ¿para qué?, ¿para que se luzca el jefe de gobierno de la ciudad y se gane un espacio gratis en los medios (además de los espacios que paga con el dinero público)? No, la familia de esa persona cuando menos debe recibir una ayuda económica porque se han quedado sin sustento, supongo.
Y no, esto no es síntoma del "deterioro social" como sugiere Esquivel. Es síntoma del "deterioro moral" ¿Por qué le tienen tanto miedo a usar las palabras correctas? Cuando los políticos, los periodistas, los académicos y demás mienten a placer, ¿qué esperaban que sucediera con la gente común?, pues que siguiera el ejemplo de esas personas que dicen tener "autoridad moral". Y también es muestra de que los alienados mentales abundan. Basta que consigan fácilmente una pistola y estamos hechos...

Anonymous said...

Deberian cambiar el nombre a la estacion y ponerle el nombre de ese hombre. Seria un reconocimiento evidente y permanente.

Anonymous said...

El último comentario es exageradísimo a más no poder. Típica solución panista: es barato, por eso es malo. Sube el precio.

Hay metros buenos en América Latina, por ejemplo el de Caracas o el de Buenos Aires (subte), sin embargo, en ninguna de estas dos ciudades existe ni el alcance, ni la cantidad de gente que en la ciudad de México.

"Liberalizarlo" es una cuestión ridícula. El transporte privado -combis y microbuses particulares- cuesta el doble o el triple y no es mejor que el metro.

Ahi estos panistas que además se sienten con la capacidad de decir "es que ud´s no lo usan"

Edgar Amador said...

Gerardo, va para Don Esteban Cervantes

http://piedras-del-camino.blogspot.com/2009/09/para-el-heroe-del-metro-balderas.html

Eduardo said...

El metro en París es muy caro. También está sucio y saturado!

Anonymous said...

Edgar Amador y Cesar Soto resultaron unidos por la exageración, por la fantasía. Y no es que el evento no sea una tragedia pero la verdad es que el Doitor Soto y el Maestro Amador se elevaron llevados por una inspiración trágica.

Para empezar, el Doitor Soto nos dice “Que lástima que estas cosas ya estén pasando en nuestro país”, como si a partir de este evento estuviéramos en otra dimensión y de ahora en adelante fueran a pasar cosas parecidas o peores todos los días. Y luego pontifica que “sin duda que esto es resultado del estrés social que provocan las crisis económica, social, política, moral, anímica, etc. que vive México”. Solamente le falta decir que sin duda este evento debe estar relacionado con el inminente 2010, un año en el que pueden pasar muchas cosas, como en 1810 y 1910 (!Uy que miedo!).

Y luego viene el Maestro Edgar Amador (muy buen comentarista sobre temas de economía, por cierto). Para empezar, introduce su post diciendo “Gerardo, va para Don Esteban Cervantes” como si estuviera preparando su guitarra para cantar un corrido. Y cuando arranca la música, nos suelta la letra: “No hay que hacer hipótesis: la matanza de Balderas es una cuenta en el largo rosario de eventos que se han desencadenado como consecuencia de ésta, la peor crisis económica de la historia. No es necesario buscar ligas directas, es el aire mismo de esta depresión económica lo que envuelve a esta cadena de explosiones, delitos menores y arteras masacres”. (!Ajúa! !Sí señor!)

Y también parece que le da por vaticinar que pueden venir todos los jinetes del Apocalipsis montados en sus corceles y además vestidos de charros (para seguir con la imagen campirana): “México es un llano vasto de hierba seca a punto de incendiarse”.

La verdad es que son muy exagerados esos comentarios.

Si de mensajes se trata, tenemos que preguntarnos muchas cosas y no hay tiempor que alcance para contestar a tantas dudas producto de la imaginación mal educada.

A ver. Un mal día, en el News Divine se murieron muchos jóvenes. ¿Había un mensaje en ese evento? ¿Había otro mensaje en la caída del avión de Mouriño? ¿O en el incendio de la guardería en Sonora? ¿O en las grotescas tareas que realizaba el Pozolero del Teo? ¿O en la madriza que le dieron a Fabián Lavalle en un hotel? ¿O quizá el mensaje lo tenía la mataviejitas, pero no lo entendimos, verdad? ¿O en el fracaso de Ericsson con la selección? ¿Eran advertencias? ¿Qué debemos hacer? ¿Tenemos que hacer una misa masiva en el Azteca? ¿O mejor que hagan un concierto? (con hartas chelas, por supuesto)

Por favor, más seriedad.

Noé Palma said...

Poniendo en un plato lo económico y lo político en otro, lo que qda en la mesa es la falta de unión entre los mexicanos, atreviendome a decir que si hubieran sido más los que sometieran al homicida de Balderas, no se estuvieran vanagloriando unos ni "exagerando" otros, simplemente sería otro relato más (como ya lo es) de la Ciudad de la Esperanza...
..."Para millones es hoy difícil volverse a encontrar por sobre el odio y los errores procreados artificialmente en tiempos pasados. Hay un credo que nos permite recorrer fácilmente este camino. Que trabaje quien quiera y donde quiera, mas no puede ni debe olvidar que su compañero, el que cumple su deber lo mismo que él, es indispensable, que la nación no existe por el trabajo de un gobierno, de una clase determinada o por obra de su inteligencia, sino que sólo vive por el trabajo común de todos..." AH