Thursday, August 21, 2008

The Milton Friedman Institute

En la muy prestigiada Universidad de Chicago se ha desatado una cierta controversia en torno al establecimiento de un instituto de investigación dedicado al tema de la economía y la sociedad, y el cual se ha propuesto que lleve por nombre el del finado y laureado economista Milton Friedman (fotografía a la izquierda).

Todo empezó hace un par de meses cuando un comité ad-hoc designado por el Presidente de la Universidad y compuesto por un grupo de muy brillantes economistas (Lars P. Hansen, Gary Becker, John Cochrane, James Heckman, Robert Lucas y Kevin Murphy) y un reconocido abogado (Eric Posner), propuso lo siguiente:
"The institute that the committee is proposing would build on (the Chicago School) tradition by investigating research questions related to economic policy through the use of formal economic models with explicit empirical underpinnings. Following Friedman’s lead, the design and evaluation of economic policy requires analyses that respect the incentives of individuals and the essential role of markets in allocating goods and services. As Friedman and others continually demonstrated, design of public policy without regard to market alternatives has adverse social consequences.(...)

We recommend naming the institute The Milton Friedman Institute [MFI] to honor Friedman’s legacy and to indicate how the work of the Institute will, like the work of Friedman, have a deep influence on economic theory and policy around the globe." (...)

Inspired by Friedman’s legacy, we propose to create an Institute that features economic research at its best: rigorous development of economic models supported by empirical evidence and designed to address questions with important social and economic consequences."
Este anuncio dio lugar a una carta de oposición firmada por un importante grupo de investigadores de la Universidad de Chicago (la mayor parte de ellos, del área de Humanidades), los cuales señalaban lo siguiente:
"we are all disturbed by the ideological and disciplinary preference implied by the University's massive support for the economic and political doctrines that have extended from Friedman's work. (...) We are concerned, additionally, that this endeavor could reinforce among the public a perception that the University’s faculty lacks intellectual and ideological diversity."
Una vez que se dio a conocer esta carta, la controversia fue creciendo. En toda situación coadyuvó un artículo en el New York Times, un artículo de The Economist irónicamente titulado "One great brain v. many small ones" y una carta de John Cochrane criticando y burlándose abiertamente de la carta de protesta original, la cual en uno de sus párrafos dice cosas como la siguiente:
“Many colleagues are distressed by the notoriety of the Chicago School of Economics, especially throughout much of the global south, where they have often to defend the University’s reputation in the face of its negative image.”
Sobre este punto, John Cochrane señaló lo siguiente:
If you’re wondering “what’s their objection?”, “how does a MFI hurt them?” you now have the answer. Translated, “when we go to fashionable lefty cocktail parties in Venezuela, it’s embarrassing to admit who signs our paychecks.” Interestingly, the hundred people who signed this didn’t have the guts even to say “we,” referring to some nebulous “they” as the subject of the sentence. Let’s read this literally: “We don’t really mind at all if there’s a MFI on campus, but some of our other colleagues, who are too shy to sign this letter, find it all too embarrassing to admit where they work.” If this is the reason for organizing a big protest perhaps someone has too much time on their hands.
En fin, la controversia está creciendo y al parece está polarizando a la Universidad.

Además de los actores mencionados, muchos otros personajes también ya han emitido su opinión sobre este asunto. Vean, por ejemplo, lo que dice James Galbraith (hijo de ya-saben-quién), por acá pueden ver la opinión de Brad DeLong sobre las críticas al MFI, por aquí pueden ver un artículo de David Warsh sobre el tema y más acá pueden ver un artículo sorprendentemente crítico del Wall Street Journal. Finalmente, aquí tienen una liga a un Comité que se ha formado para apoyar que la agenda de investigación en economía y ciencias sociales sea más abierta. En esta última página hay muchos otros links sobre este tema.

¿Quieren saber mi opinión sobre este asunto? Se los digo con mucho gusto el fin de semana. Mientras tanto, por qué no dejan ustedes su opinión sobre esta controversia en la zona de comentarios.

PD: Saludos a todos los Chicago Boys (and Girls) que son lectores frecuentes de este (humilde) blog.

9 comments:

Juan Fernando said...

Hola Gerardo. Aprovecho este post para estrenarme como comentador en tu blog. En días pasados tuve un breve intercambio de correos sobre este asunto con otros estudiantes de posgrado de Chicago (economistas y otros). Espero que no te parezca un abuso que reproduzca textualmente aquí el comentario que les hice llegar a estos colegas:

De entrada aclaro que, aún sin conocer a profundidad su obra, considero que Friedman es uno de los economistas que más contribuyó al desarrollo de la economía en el siglo XX. "La inflación es siempre y en todo lugar un fenómeno monetario" es la frase que probablemente recordamos todos los que alguna vez tomamos un par de clases de economía. Me parece que sería una mezquindad absoluta que la Universidad no hiciera todo lo que esté a su alcance para honrar la memoria de uno de sus más importantes profesores. No tengo duda de que si Chicago no lo hace, muy pronto otras Universidades se ocuparían de hacerlo, pues su legado rebasó con creces las aulas de nuestro campus. Creo, sin embargo, que no se trata de escamotearle a Friedman sus méritos, sino de debatir las bondades de la propuesta del Instituto que llevará su nombre, un asunto que a mi parecer incumbe a toda la comunidad universitaria.

Es difícil no reconocer cierto sesgo en varios de los puntos de la petición que han circulado los miembros del CORES, pero creo que fue muy acertada su decisión de no exigir a quienes la firman que la respalden en su totalidad. En ese espíritu, rescato parcialmente los puntos 1, 2, y 3 de la petición que se ha hecho pública (lo que implica, por supuesto, que no coincido en absoluto con los puntos 4 en adelante). Abundo brevemente en mis razones:

Punto uno. Ignoro los datos que tienen los profesores para afirmarlo pero, a su juicio, la inversión que hará la Universidad en el Instituto es "desproporcionada" en comparación con otras iniciativas de la División. No pondré particular énfasis en este punto pues insisto en que no conozco la información precisa, pero sí diré que Chicago ha sido casa de muchos de los grandes nombres de la Ciencia Social moderna (lo que incluye, por supuesto, a destacadísimos economistas como Friedman, pero también hombres como Merriam, Schneider, Znaniecki, Strauss y un largo etcétera). Es por ello que me parece un reclamo razonable que se justifiquen plenamente las razones por las cuáles la Universidad hará dicha inversión en la creación de este Instituto en particular sin que se hayan hecho (o propuesto) esfuerzos similares en otras disciplinas. Sobra decir que la petición de que se justifique no equivale a pedir que no se haga.

Punto dos. Hasta ahora, según la petición, cinco de los siete miembros del Comité a cargo de la creación del nuevo instituto para el estudio de la "economía y la sociedad" son miembros del departamento de economía. Me parece que la Universidad tendría mucho que ganar si dicho Comité y el propio Instituto tuvieran un carácter auténticamente multidisciplinario. Creo que nada sería mejor para honrar la memoria de Friedman que abrir las puertas del Instituto a estudiantes e investigadores de diversas disciplinas. No me cabe duda de que ello contribuiría a que las ideas de Friedman sean mejor comprendidas y valoradas.

Punto tres. A mi juicio este es un punto crucial. Sin intenciones de volverme defensor de una pretendida "objetividad científica" en la cual no creo, tengo que decir que me parece un exceso de los redactores de la propuesta el haber escrito que la investigación del Instituto debe seguir "el liderazgo de Friedman" al abogar en favor de "alternativas de mercado frente a iniciativas de política mal concebidas" (pag. 2 de la propuesta). Esto es tanto como si en los objetivos de un Instituto de Física Teórica se mencionara que los investigadores deben seguir demostrando las bondades de la teoría de la relatividad. Dicha teoría podrá ser lo mejor que tenemos por ahora, pero ello no justifica la imposición sobre la investigación futura de una agenda que busca llegar "a priori" a ciertos resultados. Esto sin mencionar el discutible propósito de que un Instituto, formalmente dedicado al estudio de una disciplina que se precia de ser "positiva", considere dentro de sus tareas la prescripción de políticas públicas específicas.

Saludos,

Juan Fernando Ibarra

El Nahual said...

No me sorprende que deseen nombrar un instituto de investigación económica en la Universidad de Chicago con el nombre de Milton Friedman. Fue uno académico muy importante para dicha universidad.

Lo que me sorprende es el surgimiento de tal oposición. Eso quiere decir que hay muchos que disienten ampliamente de la ideología de libre mercado que es parte del trabajo de Friedman.

Ahora, yo no pertenezco a esa comunidad académica, pero si perteneciese estaría ampliamente en contra de nombrar un instituto bajo ese nombre, básicamente por las razones que menciona James Galbraith.

Anonymous said...

Creo que los Profesores abajo firmantes no han visto las pinchurrientas galletas (sin café) que dan en los workshops y seminarios del Dpto. de Economía. Si supieran, creo que no dudarían en apoyar la creación del Instituto, pues quizás parte del dinero se podría destinar a mejorar los snacks que sirven ;)

Saludos Profe!

Kgm

Anonymous said...

"...design of public policy without regard to market alternatives has adverse social consequences..."

El merito de Friedman (aparte de cuestiones monetaristas)consistio en haber puesto un alto a aquellos que creian que el estado estaba llamado a resolver todos los problemas a traves de intervencion directa.

Argumento exitosamente que, en muchos casos, la medicina estatista era peor que la enfermedad.

Aunque yo no creo en la version mas extrema de sus ideas o las de sus seguidores, y creo que en el mundo real el estado tiene mucho que hacer, su jalon de orejas al excesivo estatismo de los 50s-70s y los razonamientos mal construidos en que se apoyaban fue algo muy saludable.

Me parece mezquino que se quiera bloquear lo del nombre al Instituto. Sus detractores deberia tener mas espiritu deportivo y aceptar que, en varias cosas, Friedman les gano.

Anonymous said...

A los opositores les recomendaría utilizar su capacidad intelectual en aprender cómo se gana poder pólítico. Claro que eso no lo van a aprender haciendo modelitos chafas de una realidad compleja. Si le quieren llamar el instituto Mickey Mouse mejor!!!

Anonymous said...

Kgm, ¿extrañas las uvas con queso, las brochetas de pollo de los brindis del Colegio? O... ¿extrañas más los camaroncitos? ;)

Anonymous said...

La melancolía de Kgm seguramente se debe a que ya perdió su habilidad para aplicar la técnica de la ardilla al momento de ir por bocadillos.

Rogrados

Anonymous said...

Jejeje en verdad que en ése aspecto El Colegio era (es?) mucho mejor que la U de C. Extraño los brindis.

Pero volvamos al punto. Abajo está el comentario que originalmente iba a "postear" a propósito de la oposición a la creación del Instituto Milton Friedman. Me decidí por uno más frívolo porque no tenía ganas de entrar en una discusión, pero creo que el excelente comentario de Juan Fernando merece que otros también le pensemos un poquito...

No nos confundamos. Como dice Cochrane, la razón principal por la que algunos Profesores de la U de C se oponen a la creación del Instituto es simple y llanamente envidia. Dichos Profesores reclaman: "¿Por qué a los de Economía les dan dinero y a nosotros no?". La respuesta es muy simple: el Departamento de Economía, la Escuela de Negocios y la Escuela de Leyes pueden recaudar $200 millones de dólares, los otros departamentos de las Divisiones de Ciencias
Sociales y de Humanidades muy probablemente no. Si el Instituto no fuese creado, es probable que los posibles donantes no darían su dinero para otras causas, o darían menos dinero, o menos donantes darían dinero, etc. Ojalá no fuera cierto, pero así es. Dudo que haya alguna razón económica que justifique realizar un esfuerzo similar en otras disciplinas de las Ciencias Sociales o de Humanidades: la rentabilidad del proyecto del Instituto Milton Friedman seguramente es
mucho mayor.

Va de nuevo. No estoy diciendo que no deba apoyarse a las otras disciplinas. Estoy diciendo que es perfectamente entendible y razonable la decisión de la Universidad. La U de C tiene un número limitado de recursos y debe asignarlos de la manera más eficiente posible. El principal recurso que va a aportar la
Universidad para la creación del Instituto es el cabildeo entre ex alumnos y otros para que donen dinero para dicho propósito. Sería mucho más costoso
encontrar donantes para la creación de un posible Instituto Bruce Lincoln para el Estudio de la Historia de las Religiones que encontrarlos para la fundación
del Instituto Milton Friedman. Además, los beneficios (monetarios y otros) que traerá el Insituto Milton Friedman seguramente son muchos mayores que los que
se obtendrían de crear el ya mencionado Instituto Bruce Lincoln. La conclusión es obvia.

Ahora bien, lo que más me llama la atención de la discusión es la que yo considero es la segunda razón de la oposición a la creación del Instituto: la
discrepancia entre lo que los Profesores abajo firmantes entienden por "economía de mercado" y "The Chicago School of Economics" y lo que los Profesores del Departamento de Economía y de la Escuela de Negocios entienden por dichos conceptos.

Los primeros, lamentablemente, asocian inmediatamente la palabra "mercado" con grandes empresas, privatizaciones a ultranza, cero regulación, "capital globalizado", "neoliberalismo" y un largo etcétera. Sin embargo, cuando los Profesores miembros del comité que propuso la creación del Instituto redactaron la propuesta y escribieron en ella la palabra "mercado" una y otra vez, no estaban pensando en lo aterior. Estaban pensando en el poder de los incentivos, en los precios como reguladores de la economía, en beneficio marginal = costo marginal en equilibrio. Cuando dicen "The intellectual focus of the institute would reflect the traditions of the Chicago School and typify some of Milton Friedman’s most interesting academic work, including [...] his advocacy for market alternatives to ill conceived policy initiatives", lo único que están diciendo es que algunas políticas gubernamentales alteran de manera perversa los incentivos y los precios y, por tanto, sería deseable buscar alternativas que evitaran éso. ¿Qué hay de falso en dicho comentario? En ningún momento dicen que toda forma de intervención gubernamental debe desaparecer. Esto último es lo que al parecer la mayoría entiende cuando un economista dice que hay que "dejar las cosas al mercado", pero esa idea es equivocada. No recuerdo a ninguno de mis Profes en la U de C diciendo que ningún mercado necesita regulación.
"Dejar las cosas al mercado" significa que el beneficio marginal social debe ser igual al costo marginal social para que un mercado esté en equilibrio, ya
sea que se necesite o no intervención. El programa de vouchers escolares, una de las tantas ideas de Friedman, es una alternativa de mercado a la provisión de educación por parte del gobierno, pero no requiere la desaparición de las escuelas públicas, ni el desentendimiento por parte del gobierno de la educación pública. Dicho programa simplemente propone que los padres probablemente tienen mejor información sobre qué le conviene a sus hijos y, por tanto, quizás
sería buena idea que el gobierno le diera directamente dinero a los padres para que éstos decidan dónde quieren educar a sus hijos (el éxito o fracaso del
programa lo dejamos para otra discusión). La compra y venta de cuotas de emisión de gases es otra alternativa de mercado que busca regular la contaminación
emitida por las empresas alineando los incentivos de éstas y que no requiere tampoco la inacción del gobierno.

Las políticas públicas deben ser sometidas a escrutinio. Tienen costos y beneficios y si los segundos son menores que los primeros, lo mejor es no
implementarlas. ¿Qué tiene de malo analizar los resultados de algunas políticas y, de ser el caso, concluir que es mejor eliminarlas?

Finalmente, la Escuela de Economía de Chicago no es sinónimo de neoliberalismo, aunque muchos así piensen. Abajo pego el último párrafo de la descripción
del Departamento de Economía de la Universidad de Chicago, la cual está en el sitio web del Dpto.

"The unifying thread (...) is not political or ideological but methodological, the methodological conviction that economics is an incomparably powerful tool
for understanding society."

Éso es, creo yo, La Escuela de Economía de Chicago. Es también lo que representa Milton Friedman y es, pienso, en lo que estaban pensando los Profesores
miembros del comité cuando propusieron la creación del Instituto Milton Friedman.

Saludos!
Cajeme

P. D. En realidad lo único que quiero es una oficina en la torre del campanario del Seminario Teológico de Chicago, donde va a estar el IMF ;)

Anonymous said...

El problema no son las "escuelas", el verdadero problema son los alumnos que egresan de ellas. Me explico.

Existe en casi todas las buenas escuelas de EUA un "core" (i.e., el primer y segundo anio). Ahi te ensenian la economia mas ortodoxa que te puedas imaginar: el mercado (bajo condiciones especiales) es la mejor institucion socieconomica que existe para asignar recursos dentro de una economia. Hasta aqui los primeros anios del doctorado.

Despues, ya que tienes un conocimiento "mas que aceptable" de la teoria ortodoxa, viene lo bueno, i.e., la aportacion que puedes hacer a la ciencia economica (un eslabon mucho mas complicado que hacerte un "master" en resolver problemas de examen, o saberte de "memoria" el Mas-Collel et al, y/o el Stokey and Lucas). Ahi es donde se empieza a formar un verdadero PhD en economia. Este no es un paso trivial, y ahi se puede disernir wrt a un estudiante que es bueno para resolver examenes (los mas complicados que te puedes imaginar) y quien puede innovar o aportar una idea valiosa dentro del cambo economico. No sobra decirlo que mucha gente que ha terminado un PhD se queda estancada en esta etapa.

Aqui empieza el problema. La gran mayoria de los alumnos egresados mexicanos de la U de C (que no son pocos) son "masters" en el "arte" de "resolver" problemas de examenes. Despues de que egresan en Mexico se les trata como "VACAS SAGRADAS" y sin duda se les ofrece puestos gubernamentales de peso. No sobra decirlo, pero existen una gama infinita de razones para regresar a Mexico, pero la mayoria que regresa se va al gobierno (en terminos de Heckman, se autoseleccionan, o no?).

Entonces, que ocurre?. Que ya con la "credencial" y estando en puestos en los cuales se formulan las politicas, no tienen mas que "ejercer" en lo que son "masters" i.e., el mercado en su manera mas ortodoxa. NO MAS!!!, NO DIERON NUNCA EL ESTIRON.(AUNQUE FUERON EXCELENTES O SOBRESALIENTES ALUMNOS).

Yo lo se de cierto, a mi nadie me cuenta. Los profesores en este tipo de escuelas no tienen ninguna ideologia y lo menos que pretenden es formar alumnos con esa vision. ME CONSTA. No hay nada mas falso que eso. La educacion en EUA no ha basado su exito en este tipo de cuestiones. Solo diganme, que ha pasado con profesores como: Friedman, Becker, Hansen, Heckman, etc. Aquel que realmente no sepa acerca de sus aportaciones, y solo se "guie" por los cliches puede asegurar que el mercado es su ideologia. Asi esta lleno de profesores en TODAS las buenas escuelas de EUA.

Asi que el hecho de hacer un instituto llamado "Teresa de Calcuta" no es mas ni menos valioso que un instituto llamado "Milton Friedman". No se peleen. Ese no es el punto. Cada uno dentro de su trinchera y con sus capacidades tienen su merito para hacer algo bueno por la sociedad.

Aquel que base su criterio para "juzgar" una u otra idea en solo "ideologias" o "cliches" es un minusvalido mental. Al diablo con esos tipos.

Saludos,
Wii