Friday, October 20, 2006

Mexico 2030: Política Africana

En días recientes, el Presidente electo de México, Felipe Calderón, anunció con bombo y platillo el lanzamiento de un proyecto titulado humildemente "Mexico 2030. Proyecto de Gran Visión". Este proyecto pretende, según el, que para ese año México forme parte de las cinco economías más importantes del mundo, que cada mexicano tenga ingresos anuales de alrededor de 30 mil dólares (es decir, más de 4 veces lo que reciben hoy) y que la pobreza extrema haya sido totalmente erradicada. Este proyecto ya ha empezado a funcionar con una serie de foros temáticos en los cuáles se supone que participarán expertos e intelectuales de diversos campos quienes diseñarán un grandioso plan que cambiará para siempre el destino del país.

Esta propuesta, sin embargo, me llama la atención por varias razones. Una de ellas es por qué alguien que ha sido recientemente electo como Presidente de un país por un periodo máximo de 6 años y que, además, lo fue en un proceso sumamente competido y discutido al grado tal que un segmento importante de la población lo considera como ilegítimo, se arroga el derecho a convocar al diseño de una política por un periodo tan largo.

No tardé mucho en encontrar la respuesta. Si uno se pregunta cual puede haber sido la fuente de inspiración de Felipe Calderón para pensar en un proyecto de largo plazo no es díficil encontrarla: su proyecto Mexico 2030 tiene similitudes interesantes con los proyectos de varios países africanos como Namibia, Kenya y Zambia. Estos proyectos no sólo comparten la idea de una gran visión para sus respectivos países, sino también en el horizonte planeado y, más aun, todos ellos coinciden en reflejar una colección inaudita de buenos deseos y lugares comunes.

Esta circunstancia me lleva a preguntarme que es lo que conduce al Presidente de un país a plantear este tipo de proyectos de tan poca utilidad (y que seguramente consumirán una parte importante de recursos humanos y financieros), cuando es claro que su impacto será probablemente nulo. Tengo al menos dos posibles respuestas a esta pregunta, pero estas las plantearé en un mensaje siguiente. Mientras tanto: ¡Bienvenidos a Africa!

5 comments:

Eugenio said...

Hola Gerardo. Voy a comentar aquí tu post titulado ¿Ha perdido apoyo AMLO? porque no encuentro como opinar en ese post.

Afirmas que la gente no mintió acerca de por quien votó o votaría porque el porcentaje que recibe AMLO es el que realmente obtuvo el 2 de julio. Lo que no cuadra en el argumento es que Calderón también obtuvo un porcentaje similar de votos el día de las elecciones y en la encuesta aparece con diez puntos porcentuales más. Esto es imposible si la gente no mintió acerca de por quién votó.

Yo creo que la clave está en la gente que no quiso decir por quién votó en la encuesta. Si te fijas, los porcentajes en la encuesta suman 100% lo que implica que los que no contestaron quedaron fuera de los resultados reportados por Parametría. Los porcentajes de los candidatos en la encuesta realmente son menores pero aumentan al quitar a quienes no contestaron.

¿Qué opinas?

Saludos.

Marta Salazar said...

Bienvenido a la blogósfera estimado Gerardo! Seguramente tu blog será un enriquecimiento.

Entre paréntesos: en los dos artículos anteriores no te pude dar la bienvenida (en el primero) ni dar mi opinión (en el segundo) porque la configuración no permite los comentarios...

EdM said...

Don Gerardo:

He leído con mucho interés tu artículo “México 2030: Política Africana” (fechado el 20 de octubre de 2006).

A este respecto, no deja de llamarme la atención el sentido de tu opinión, que definitivamente se acerca más a la burla que al análisis profundo o a la sana crítica a los que nos tienes acostumbrados.

O dime si no:

“…por qué alguien que ha sido recientemente electo como Presidente de un país por un periodo máximo de 6 años y que, además, lo fue en un proceso sumamente competido y discutido al grado tal que un segmento importante de la población lo considera como ilegítimo, se arroga el derecho a convocar al diseño de una política por un periodo tan largo…”

“…tiene similitudes interesantes con los proyectos de varios países africanos… todos ellos coinciden en reflejar una colección inaudita de buenos deseos y lugares comunes…”

“…Esta circunstancia me lleva a preguntarme que es lo que conduce al Presidente de un país a plantear este tipo de proyectos de tan poca utilidad (y que seguramente consumirán una parte importante de recursos humanos y financieros), cuando es claro que su impacto será probablemente nulo…”

Acaso si el presidente electo fuera otro ¿AMLO si tendría derecho para diseñar una política por un periodo tan largo?

Acaso el hecho de que una minoría lo considere ‘espurio’, ‘ilegítimo’ o ‘manos sucias’, ¿le impide diseñar políticas a largo plazo, aplicables no sólo para la mayoría que lo eligió sino para todos los mexicanos?

Acaso si el margen de votos que hizo ganador a FECAL hubiese sido mayor, ¿ello sí lo legitimaría para hacer un proyecto a 6, 25 ó 50 años?

Acaso los postulados del Proyecto Alternativo de Nación o los 50 Compromisos para Recuperar el Orgullo Nacional, ¿no son una colección inaudita de buenos deseos?

Doctor, podrás coincidir conmigo en que los mexicanos estamos faltos de visión a horizontes políticos que excedan los 6 años del respectivo periodo constitucional, lo que trae como consecuencia que cada diciembre de inicio de sexenio tengamos nuevas metas, nuevos planes, programas, proyectos y así un sinfín de “nuevos”, pero en términos generales no existe continuidad –para bien o para mal–.

Ahora bien, no podemos olvidar que la elaboración de un proyecto de desarrollo no sólo es política o administrativamente necesario, sino también jurídicamente obligatorio y me remito al texto del artículo 21 de la Ley de Planeación (el resaltado es propio):

“Artículo 21.- El Plan Nacional de Desarrollo deberá elaborarse, aprobarse y publicarse dentro de un plazo de seis meses contados a partir de la fecha en que toma posesión el Presidente de la República, y su vigencia no excederá del período constitucional que le corresponda, aunque podrá contener consideraciones y proyecciones de más largo plazo.”

“El Plan Nacional de Desarrollo precisará los objetivos nacionales, estrategia y prioridades del desarrollo integral y sustentable del país contendrá previsiones sobre los recursos que serán asignados a tales fines; determinará los instrumentos y responsables de su ejecución, establecerá los lineamientos de política de carácter global, sectorial y regional; sus previsiones se referirán al conjunto de la actividad económica y social, tomando siempre en cuenta las variables ambientales que se relacionen a éstas y regirá el contenido de los programas que se generen en el sistema nacional de planeación democrática.

…”

Por ende, a la luz de las consideraciones de orden práctico y legales anteriores, desde mi punto de vista Felipe Calderón está totalmente legitimado para convocar al diseño de una política hacia el 2030 (y mira que no voté por él por considerar que su propuesta no era la mejor y tampoco coincido con la mayoría de los postulados de su partido), siempre que no perdamos de vista que la obligatoriedad del plan resultante no deberá exceder del 2012, pero sin duda alguna sus consideraciones y proyecciones a más largo plazo serán útiles en la medida que logren aprovechar a quien mas lo merece: al ciudadano de a pie.

Gerardo Esquivel said...

EdM:

Respondo brevemente a tus preguntas y comentarios:

Por supuesto que estaba siendo irónico y no analítico. Aunque eso no tiene nada de malo en sí mismo. Pronto espero escribir la segunda parte de este post, donde trataré de hacer un análisis más serio y espero que ese también lo leas con igual o más atención que este post.

Respuestas:

No, AMLO tampoco habría tenido derecho a hacer lo que está haciendo FC.

No, no es sólo el margen de victoria lo que no le da derecho a FC a hacer lo que hace. El punto es que lo que propone no es un programa son solo buenos deseos.

Difiero contigo con respecto a los 50 puntos del Proyecto Alternativo. Aunque no coincidia con algunos de esos puntos y otros de ellos eran simples enunciados sin contenido o sustancia, la verdad es que dentro de los 50 puntos había varias propuestas concretas, con muy buen sustento analítico y que se traducian en propuestas o compromisos de gobierno explícitos, mensurables y sujetos a evaluación. Eso no es lo que está proponiendo FC y ese es el verdadero problema de esta propuesta vacía y sin fundamento.

Anonymous said...

Razonamiento de Gerardo:

En Mexico se baila,
En Africa se baila,
por lo tanto
Mexico es un pais Africano.